FANDOM


03 LOS MISTRIOS DE BONAMPAK


PERSONAJESEditar

LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICAEditar

  • México, México
  • río Jataté, México
  • Bonampak, México
  • Yaxchilán, México
  • Yicu-Hol, México
  • Tuxtla Gutiérrez, México
  • río Lacanhá, México

ARGUMENTOEditar

Kalimán y Solín llegan a México y son asediados en todas partes por sus admiradores. Entre esos admiradores hay una misteriosa mujer a la que Kalimán descubre varias veces, llegando en una ocasión hasta a salvarle la vida. Un hampón llamado Paco, obligado por el secuestro de sus hijos, intenta asesinar a Kalimán repetidas veces. Para rehuír el acoso de la gente y poder disfrutar de sus vacaciones en paz, Kalimán alquila una avioneta con la que piensa volar a Acapulco. En pleno vuelo, la misteriosa mujer emerge de la sección de equipajes de la avioneta y obliga a Kalimán a cambiar de rumbo amenazándolo con una pistola. Kalimán logra desarmar a la mujer haciendo un brusco viraje con la avioneta que la hace tropezar y la convence de que intente obtener su ayuda por las buenas.

La mujer dice entonces llamarse Mariela Mendoza y ser la hija de un famoso arqueólogo, el profesor Ramiro Mendoza, quien trabaja en las ruinas mayas de las selvas lacandonas del sur de México. En sus cartas a su hija, el profesor Mendoza dice estar a punto de descubrir la ciudad perdida de Yicu-Jol, la llamada Ciudad de Oro, y teme que la codicia esté despertando en ciertos miembros de su expedición, particularmente en un estadounidense llamado el capitán Scott. En una carta posterior, el Capitán Scott le escribe a Mariela que el profesor Mendoza murió ahogado en la selva. Mariela no cree en la veracidad de esa carta, y quiere comprobar por sí misma si el profesor Mendoza está vivo. Para esto quería obligar a Kalimán a llevarla a la selva de Chiapas, y de ser posible que le ayudara a sobrevivir en ella.

Mientras que Mariela hace estas confesiones, se internan en las selvas chiapanecas. Una feroz tormenta hace que la avioneta se estrelle, pero la habilidad de piloto de Kalimán hace que los tres pasajeros sobrevivan el accidente. Kalimán saca a Mariela de las ruinas de la avioneta, pero tarda algun tiempo en encontrar a Solín, quien cae a varios metros del sitio del accidente perdiéndose después en la selva. Eventualmente los tres sobrevivientes se reúnen y empiezan a planear una larga travesía para llegar a algún poblado.

Mariela Mendoza tenía razón al desconfiar del Capitán Scott, el Profesor Mendoza está vivo, y basado en la antigua ciudad maya de Bonampak organiza el viaje hacia Yicu-Jol, habiendo descubierto que esta se encuentra en el fondo del lago San Lorenzo. Piensa utilizar la ayuda de un jefe lacandón amigo suyo, Cham Makó, quien ha consentido en guiarlos bajo la promesa de Mendoza de que la expedición se hará exclusivamente con fines científicos. El Capitán Scott y su cómplice Rosco, un antiguo capataz de un campo chiclero, tienen planes muy diferentes: apoderarse de los tesoros de Yicu-Jol, pero no han tomado aun el control de la expedición porque saben que Cham Makó sólo confía en Mendoza. Además de mentir por carta a Mariela, Scott ha interceptado las cartas posteriores del profesor a su hija, guardándolas en su equipaje.

Durante una ardua caminata por la selva, Mariela bebe aguas estancadas que resultan estar envenenadas. Cae presa de fuertes fiebres, pero Kalimán la salva dándole hierbas medicinales. Esas mismas hierbas son útiles poco después, cuando un nativo enloquecido por el efecto de fiebres tropicales los ataca. Kalimán lo vence y lo cura, pero al anochecer el nativo huye. Regresa algunas horas después trayéndoles alimento, y se presenta como Pech, un trabajador de los campos chicleros que ha escapado. Guiados por Pech, Kalimán y sus amigos llegan hasta el río Jataté. Construyen una balsa y empiezan a bajar el río infestado de cocodrilos. En unos rápidos la balsa se deshace y todos caen al agua. Se salvan de la amenaza de los cocodrilos debido a la cercanía de una cascada, pero pasan momentos angustiosos tratando de llegar a la orilla antes de caer por la cascada. Eventualmente Kalimán salva a sus amigos, y logran descender la cascada por tierra.

En Bonampak, el hijo de Cham Makó, un jovencito llamado Pedro Makó, escucha por casualidad los planes del Capitán Scott y de Rosco de traicionar al Profesor Mendoza. Rosco se da cuenta, lo persigue y lo asesina. El Profesor Mendoza aparece poco después de que Rosco escondiera el cadáver del muchacho, notando que la camisa de Rosco está manchada de sangre. Confronta a este y al Capitán Scott, y Rosco confiesa el asesinato. Sin embargo logran que Mendoza calle, porque sabe que si Cham Makó se entera no solo se rehusaría a guiarlos a Yicu-Jol, sino que se enfrentaría con Rosco, quedando por necesidad alguno de los dos muerto. El Profesor Mendoza no quiere más muertes en la expedición.

Cuando Cham Makó encuentra el cadáver de su hijo sospecha inmediatamente del Capitán Scott. Está a punto de matarlo, pero el Profesor Mendoza interviene y le jura a su amigo que Scott no es el asesino. Cham Makó le cree y consiente a seguir guiándolos. Cuando la expedición llega al lago San Lorenzo, el sitio bajo el cual se encuentra la ciudad perdida de Yicu-Jol, se decide que Rosco, acompañado de un secuaz llamado Pedro Julio Jiménez, deberá regresar a pie a Bonampak, recoger una avioneta que tienen allí, y volar a la capital de Chiapas, la ciudad de Tuxtla Gutiérrez. Allí deberán comprar equipo de buceo para poder acceder a la ciudad sumergida.

Aguas abajo de la cascada del río Jataté, Kalimán y sus amigos encuentran una balsa india que utilizan para continuar bajando por el río. Llegan así a Yaxchilán, donde Mariela tiene que enfrentar los asedios románticos de un nativo del lugar. Eventualmente logran obtener caballos, y varios días después llegar a Tuxtla Gutiérrez. Mugrosos y harapientos se presentan en el lujoso Hotel Tropical, donde Kalimán tiene que hacer uso de la violencia para que el administrador del hotel, un señor Martínez, acceda a darles hospedaje. Martínez sin embargo llama a la policía, y Kalimán tiene que convencer de su identidad al comandante Luis Pérez Gutiérrez, jefe de policía de Tuxtla. Este le explica que la avioneta en la que viajaban fue descubierta por las autoridades mexicanas, y que Kalimán y Solín se dan por muertos. Aclarado el malentendido, Kalimán solicita el envío de su equipaje desde la ciudad de México. Pech se despide aquí de sus amigos.

Las cartas de Mendoza a Mariela fueron todas enviadas desde un sitio en Tuxtla Gutiérrez llamado 'La Posada del Jabalí', así que es allí donde Kalimán decide iniciar la investigación acerca del paradero del Profesor. El tabernero de la posada, sobornado con dinero, recuerda vagamente al Profesor y a Rosco, el encargado de enviar las cartas, pero no puede dar a Kalimán ningún dato más. Casualmente, poco después de que Kalimán abandona la posada, Rosco y su cómplice llegan. El tabernero, esperando ganar más dinero, llama a Kalimán para avisarle, pero Rosco escucha la conversación y asesina al tabernero. Rosco mientras tanto avisa en forma anónima a la policía del asesinato, y así el comandante Gutiérrez encuentra a Kalimán en la escena del crimen. Rosco sigue a Kalimán cuando este regresa a su hotel, y luego abandona la Posada del Jabalí para instalarse en una casucha en las afueras de Tuxtla.

Pedro Julio Jiménez también ha ido al Hotel Tropical, el más lujoso de Tuxtla, pues quiere vender un par de binóculares que robó del material de la expedición del Profesor Mendoza. Se los ofrece a Mariela, y ella descubre las iniciales de Mendoza en el estuche. Cuando Kalimán lo quiere interrogar, Jiménez huye y Kalimán lo sigue hasta la casucha. Rosco, sin dejarse ver, ataca a Kalimán por la espalda dejándolo sin sentido. Después apuñala a Jiménez y vuelve a llamar anónimamente a la policía, buscando inmiscuír a Kalimán en este segundo asesinato. Sin embargo, Kalimán logra convencer al comandante Pérez de su inocencia.

Mientras tanto, el Capitán Scott ha estado usando ginebra para sobornar a lacandones para que se sumerjan en el lago San Lorenzo y le traigan joyas de Yicu-Jol. Cuando el Profesor Mendoza se da cuenta, confronta a Scott, y este le informa que muchos de los expedicionarios son sus cómplices y que van armados. A partir de ese momento es el Capitán Scott quien da las órdenes en el campamento. Cham Makó, sin embargo, no está dispuesto a seguir las órdenes de Scott, y cuando un joven lacandón llamado Santa Cruz muere ahogado al intentar bucear estando bebido, Cham Makó entra a la tienda de Scott, le quiebra las botellas de ginebra y devuelve todas las joyas que Scott había podido obtener al lago. Los hombres del Capitán Scott rodean entonces el campamento y amenazan a los lacandones para que buceen y saquen las joyas de Yicu-Jol del fondo del lago.

Rosco, sabiendo que Kalimán busca a Mendoza, se presenta ante Mariela diciendo que él conoce el paradero del profesor, y ofrece llevarlos en su avioneta a Bonampak. En realidad quiere asesinar a Kalimán y Solín en la selva. En pleno vuelo finge tener un desperfecto en la avioneta que lo obliga a aterrizar. Rosco entonces secuestra a Mariela, se la lleva en la avioneta, y deja a Kalimán y Solín perdidos de nuevo en la selva. Pone a Mariela en manos de un brujo maya llamado Tunich en un sitio cerca de Bonampak llamado el Valle de las Serpientes, y luego regresa al campamento del Lago San Lorenzo.

Sabiendo a Mariela en peligro, Kalimán quiere llegar a Bonampak lo antes posible, y para eso necesita un guía. Sintiéndose vigilado por alguien, presumiblemente un lacandón, Kalimán causa un incendio en la selva para obligarlo a mostrarse. El lacandón, un hombre llamado Xotcí, es hostil al principio, pero cuando Kalimán lo hipnotiza y le hace creer que se ha convertido en tigre acepta guiar a Kalimán y Solín hasta Bonampak.

El profesor Mendoza se instala en el campamento de los lacandones y les sugiere que se nieguen a trabajar más, sabe que los hombres de Scott no pueden matarlos, pues entonces quedarían abandonados en la selva. El Capitán Scott resuelve este problema secuestrando a las mujeres y niños lacandones; si Cham Makó y sus hombres no trabajan, Scott los matará. Cuando el profesor Mendoza bucea para conocer las ruinas sumergidas de Yicu-Jol, el Capitán Scott intenta asesinarlo cortándole el oxígeno. Es salvado por intervención de Cham Makó, quien lo saca del lago. El Capitán Scott y Rosco encierran entonces al profesor Mendoza en un sitio de los pantanos.

Por medio de un desdoblamiento corporal, Kalimán encuentra a Mariela y pide luego a Xotcí que lo guíe al Valle de las Serpientes. Éste accede, pero desaparece al llegar ahí. Kalimán y Solín usan antorchas para atravesar el valle y ahuyentar las serpientes, y llegan hasta la choza de Tunich quien creyendo a Mariela poseída por la Xtabay, su enemiga, se dispone a matarla utilizando una serpiente venenosa (la Xtabay es un personaje mítico maya, una mujer que enloquece a los hombres llevándolos a su perdición). Kalimán lanza un dardo somnífero a Mariela, pues si hubiera disparado contra Tunich la serpiente la habría mordido. Tunich es capturado, y los tres esperan en la choza a que pasen los efectos del dardo somnífero. En un descuido Tunich escapa y prende fuego a la choza. Mariela despierta, y los tres huyen hacia la selva. Tunich corre a avisar a Rosco en Yicu-Jol de la suerte de Mariela.

Varias horas después, Kalimán y sus amigos llegan a Bonampak, donde son capturados por una tribu de lacandones liderada por un hombre llamado Chambor que desconfía profundamente de cualquier hombre blanco. Los encarcelan en una choza, y allí Solín encuentra el diario del profesor Mendoza. Leen que el profesor partió hacia las ruinas de Yicu-Jol, ocultas bajo el lago de San Lorenzo, unas pocas semanas antes. Escapan de Chambor, y sedientos beben agua del río Lacanhá. Chambor les da alcance y explica que las aguas están envenenadas. La constitución física de Kaliman lo ayuda a contrarestar el veneno, pero Mariela y Solín están en peligro de muerte. Chambor sabe como curarlos, pero se rehusa a ayudar. Kalimán pregunta si hay alguna manera de convencerlo de su inocencia, y Chambor lo somete a la prueba de los dioses: tiene que resistir toda una noche el acoso de miles de tarántulas venenosas. Kalimán sobrevive el tormento efectuando el actus mortis, las tarántulas no muerden su cuerpo rígido e inmóvil. Chambor acepta a Kalimán como digno de su amistad, salva a Mariela y Solín con un antiveneno, y acepta llevar a los tres amigos al lago de San Lorenzo.

Mientras tanto, en Yicu-Jol los lacandones han sacado tantas joyas como pueden ser transportadas y los criminales inician los planes para abandonar el campamento. El Capitán Scott y Rosco celebran con licor, y aprovechando su embriaguez, Cham Makó y los lacandones liberan las mujeres y los niños y huyen hacia la selva, dejando a Scott, Rosco y sus hombres abandonados y sin saber como regresar. Después, Cham Makó libera al profesor Mendoza de su prisión y destruye el tanque de combustible de la avioneta de Rosco. Uno a uno matan a los hombres de Scott que se aventuran por la selva. Es entonces cuando llega Tunich, quien avisa a Rosco que Kalimán está vivo y que rescató a Mariela. Inicialmente los criminales se alegran de la presencia de Tunich, pues él podría sacarlos de la selva. Desafortunadamente para ellos, el corazón del viejo brujo no soporta la correría por la selva, y Tunich muere de un ataque cardíaco.

Scott decide entonces intentar capturar a Mariela para sobornar a Mendoza, con la esperanza de que éste influya sobre Cham Makó. Rosco se esconde llevando las joyas a una cueva cercana, y el Capitán Scott recibe a Kalimán, Solín y Mariela en el campamento. Chambor y sus hombres se quedan en la selva. Scott le dice a Kalimán que Mendoza y Rosco murieron, Mendoza hace muchos meses, y lo lleva a ver lo que dice que es su tumba. Notando que la tumba fue excavada hace poco, Kalimán decide regresar a investigar en la noche, y descubre en la tumba el cadáver de Tunich, no el de Mendoza. Scott explica que mintió para proteger a Mariela, dice que el cadáver de Mendoza nunca fue rescatado del fondo del río.

Scott, planeando una manera fácil y segura de deshacerse de Kalimán, invita a éste a bucear en el Lago San Lorenzo para visitar las ruinas de Yicu-Jol. Kalimán quiere saber si puede confiar en Scott, y accede. Estando en el lago, dos hombres cortan su suministro de aire, y Kalimán está a punto de perecer ahogado. Logra despojarse de la escafandra y salvarse, y así comprueba que Scott no es de confiar. Momentos después, dos hombres, los mismos que lo atacaron en el lago, disparan contra él. Resultan ser Paco, el hampón que intentó matarlo varias veces en la ciudad de México, y un cómplice. Kalimán los captura fácilmente, y los lleva ante el Capitán Scott, informándole que están atentando contra su vida. Antes de que Kalimán pueda obligar a Paco y su cómplice a delatar a su jefe, Scott dispara contra ellos, asesinándolos.

Rosco va al campamento de los lacandones e informa a Mendoza que Scott tiene a su hija Mariela prisionera en el campamento. Mendoza decide regresar, y después de una fuerte discusión, Cham Makó decide acompañarlo.

El Capitán Scott muestra a Mariela la cueva donde tienen escondidas las joyas de Yicu-Jol pues sabe que allí hay una serpiente venenosa que la matará. Kalimán y Solín entran en la cueva y salvan a Mariela, descubriendo las joyas. Los hombres del Capitán Scott prenden entonces una enorme fogata en frente de la cueva queriendo asfixiar a Kalimán, Solín y Mariela. Viendo que Rosco, Mendoza y Cham Makó se acercan al campamento, Scott cambia de opinión y ofrece a Kaliman la posibilidad de dejar escapar viva a Mariela. Decidiendo que Scott la matará de todas maneras, Kalimán y sus amigos intentan saltar sobre el fuego que arde en frente a la cueva y abrirse paso a puños. El plan no da resultado, Mariela es capturada y Kalimán y Solín son obligados a regresar al interior de la cueva.

Cham Makó y los lacandones acceden a construir una balsa para transportar las joyas, a condición que la vida de Mariela sea respetada. El profesor Mendoza es llevado a presencia de Mariela, pero la mujer que descubre, la mujer que ha estado acompañando a Kalimán desde la ciudad de México, no es su hija! Sintiéndose descubierta, la falsa Mariela, en realidad una conocida de Mariela Mendoza llamada Roxana Aguilar, asesina al profesor Mendoza de una puñalada por la espalda y corre a esconderse en la selva. Mientras tanto, Kalimán y Solín descubren un agujero en las paredes de la cueva y trabajan febrilmente para agrandarlo. Eventualmente escapan por ahí.

Scott, Rosco y sus hombres llevan las joyas a la balsa, mientras Kalimán observa desde la selva. Sintiéndose a salvo, el Capitán Scott ordena entonces a Rosco matar los pocos de sus secuaces que aún quedan vivos después de los ataques furtivos de los lacandones, pues en la balsa solo hay espacio para dos personas y las joyas. Cuando Rosco se apresta a asesinar a Cham Makó, Kaliman usa la ventriloquía para impedirlo, Rosco cree estar enloqueciendo, pues oye voces donde no hay nada. Huye hacia donde está Scott, pero éste lo asesina sin ningún miramiento. Kalimán salta sobre Scott y lo captura, pero inmediatamente después recibe un balazo que le roza la cabeza y lo deja sin conocimiento. Solín sale de la selva donde había estado agazapado y corre a ayudar a Kalimán, pero es golpeado en la cabeza por Mariela, la persona que disparó. Luego, Mariela libera al Capitán Scott, haciéndole prometer que compartirán los tesoros de Yicu-Jol. Los dos escapan en la balsa llevando a Solín prisionero. Cham Makó, atado a un árbol, no puede impedirlo.

Kalimán recobra el conocimiento y desata a Cham Makó, quien a su vez cura la herida de la cabeza de Kalimán con hierbas medicinales. Aún mal herido, Kalimán decide partir en busca de Scott usando una canoa que Cham Makó pone a su disposición. Cuando Scott lo ve dispara contra él, y Kalimán, con tres balas incrustadas en el pecho, tiene que ver como la balsa se pierde en la distancia. Luego procede a sacarse las balas él mismo, pero después pierde el conocimiento.

Río abajo, Solín recupera el sentido y descubre la traición de Mariela. Ella y Scott deciden detenerse para comer, dormir y reparar la balsa, y en un momento de descuido, Solín corre hacia la selva y escapa, pero es capturado por nativos de la tribu xtol. Scott y Mariela también son capturados, y Kayón, jefe de los xtol, les quita el rifle que llevan.

Al amanecer, los xtol anuncian por medio de tambores que van a matar a tres prisioneros. Kalimán escucha, y, aún muy débil, trata de correr hacia la aldea para impedirlo. Mariela y Solín van a ser sacrificados en un cenote pero el Capitán Scott ha convencido a Kayón de que le traerá más rifles si lo deja con vida. Eventualmente, Scott logra escapar golpeando al guerrero que lo vigila. Antes del sacrificio en el cenote Kalimán logra rescatar a sus amigos. Luego parten en busca del Capitán Scott, seguidos de cerca por los guerreros xtol.

No logran perder a los xtol. Están a punto de darles alcance, y Kalimán decide hacerles frente, dando a Mariela y Solín una oportunidad de llegar hasta el río. Cuando está al frente de los guerreros xtol, hace un experimento de hipnotismo colectivo, haciéndoles creer que se convierte en un gigantesco guerrero, uno de sus dioses. Los xtol huyen despavoridos.

Mientras tanto, Mariela intenta deshacerse de Solín para llegar sola hasta la balsa, pero no lo logra, y en su carrera desenfrenada ambos caen en pantanos movedizos. Scott, quien estaba escondido cerca, es testigo, y con un palo termina de hundir a Mariela en el pantano, matándola. Quiere hacer lo mismo con Solín, pero escucha a Kalimán que se acerca y prefiere huir hacia la balsa. Kalimán rescata a Solín del pantano, y ambos corren tras Scott, quien ya ha recorrido un trayecto considerable en la balsa río abajo. Kalimán se lanza al agua y nada tras él, trepa a la balsa y ataca a Scott, quien se defiende con un cuchillo que robó de la aldea xtol. La balsa, entre tanto, ha llegado a una zona del río infestada de cocodrilos. En medio de la pelea Scott cae al agua, y Kaliman, armado del cuchillo, se lanza detrás para impedir que Scott sea muerto. Cocodrilos los atacan a ambos, y mientras que Kalimán vence al suyo con el cuchillo, Scott termina siendo devorado.

Kalimán monta de nuevo a la balsa, recoge a Solín y regresa a Yicu-Jol, donde entrega los tesoros robados a Cham Makó, quien los devuelve al lago. Luego, los hombres de Cham Makó guían a Kalimán hasta Tuxtla Gutiérrez, desde donde pueden regresar a la civilización.

EPISODIOSEditar

  • 32-47 en México (1966)
  • 22-37 en Colombia (1976)
  • 32-47 en México (reedición Grandes Aventuras, 1984)

CREADORESEditar

  • Original de
    • Rafael Navarro Huerta
    • Modesto Vázquez González
  • Guionista
    • Héctor González Dueñas (Víctor Fox)
  • Dibujo
    • Leopoldo Zea Salas

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar