Wikia

Kaliman, el hombre increible

La Bruja Blanca del Kilimanjaro: la Radionovela

Discusión1
1.117páginas en el wiki

R21 LA BRUJA DEL KILIMANJARO


PERSONAJESEditar sección

  • Narrador (Mex: Isidro Olace, Col: Gonzalo Zuluaga)

LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICAEditar sección

  • río Zulú, Tanzania
  • Uganova, Tanzania
  • territorio zulú, Tanzania
  • Tangana, Tanzania
  • territorio masai, Tanzania
  • territorio banzami, Tanzania (bazami en la versión colombiana)
  • monte Kilimanjaro, Tanzania

El monte Kilimanjaro es un sitio real en Tanzania, cerca a la frontera con Kenia. Uganova y Tangana son ficticias, así como lo son el río Zulú y la etnia banzami/bazami. Los masai, kikuyos y zulúes son todos grupos étnicos reales, pero de estos sólo los masai tienen grupos de población importantes en Tanzania, aunque muchos de ellos también viven en Kenia. Los kikuyos son uno de los principales grupos étnicos en Kenia y no viven lejos del monte Kilimanjaro. Los zulúes, por el contrario, habitan en Suráfrica, a muchos miles de kilómetros al sur de Tanzania.

ARGUMENTOEditar sección

Kalimán y Solín viajan por las sabanas del norte de Tanzania, en África Oriental, guiados por un nativo llamado Usami, van a visitar a un amigo de Kalimán, el jefe Takesi de la tribu de los zulúes. Un puente destruído los obliga a acampar a orillas del río Zulú, y buscando agua Kalimán descubre el cadáver de un nativo kikuyo en el río. Está atravesado por una flecha, y en su mano derecha lleva un gigantesco diamante en bruto. Sacan el cadáver del río para llevarlo a la aldea más cercana, Uganova. Mientras tanto, observan una avioneta que cruza por el cielo también rumbo a Uganova. Por la noche, alguien pone plantas adormecedores en la hoguera del campamento y duerme a Usami, quien estaba de guardia. Roban el cadáver y rompen las llantas y el tanque de combustible del vehículo y así obligan a Kalimán y sus amigos a seguir a pie; alguien quiere retrasar su llegada a Uganova.

Los pasajeros de la avioneta son el inglés Arthur Gordon y su hija Alexis, quienes han ido a África a desvelar un misterio. Quince años antes, el hermano de Gordon, su esposa y su hija Elizabeth, una niña de cinco años, viajaban a bordo de un avión por tierras africanas. El avión se estrelló en el monte Kilimanjaro, y cuando las autoridades llegaron al sitio del accidente encontraron los cadáveres del matrimonio inglés, pero no el de la niña. Muchos años después, en Londres, un cazador le mostró a Gordon las fotos de una mujer blanca, reina de una feroz tribu de caníbales. Gordon cree que esa mujer, llamada por todos la Bruja Blanca del Kilimanjaro, puede ser su sobrina Elizabeth Gordon, y ha venido a África a comprobarlo. Ha decidido utilizar como guía a un italiano llamado Paolo Passoli, recomendado por el cazador que les mostró la foto de la Bruja Blanca. Passoli llegó a África 20 años antes, buscando minas de diamantes. Cuando Gordon y su hija llegan a Uganova, Paolo Passoli hace todo lo posible para que regresen a Inglaterra inmediatamente, pero los Gordon están empeñados en continuar.

Al atardecer del siguiente día, Kalimán, Solín y Usami llegan a pie a Uganova. Paolo Passoli los recibe a balazos, y mientras Kalimán se desploma aparentemente muerto, Solín y Usami corren a esconderse. Los Gordon miran horrorizados desde una choza. Passoli se acerca al cuerpo de Kalimán, y este se levanta de pronto, lo desarma y le pega un puñetazo que le rompe la nariz al italiano. Después parte el rifle con el que Passoli le había disparado. Los Gordon salen de su escondite y se muestran más amigables con Kalimán, quien se entera por los nativos de que su amigo Takesi fue asesinado de un balazo por la espalda; ahora la aldea es dominada por Paolo Passoli. Algunos de los aldeanos sospechan que el asesino de Takesi fue Passoli, pero no pueden comprobarlo. Kalimán ofrece sus servicios de guía a los Gordon, pues él también está interesado en encontrar a la Bruja Blanca, pero Arthur Gordon no quiere romper el contrato que hizo con el italiano. A pesar de que todos llevan el mismo camino, Passoli insiste en que vayan por caminos separados, le tiene una profunda antipatía a Kalimán. Alexis Gordon, por el contrario, se empieza a enamorar. Antes de que la caravana de los Gordon se vaya, Kalimán descubre que Passoli lleva un cargamento de dinamita, pero a pesar de estar advertidos de esto los Gordon deciden continuar con él.

A muchos kilómetros de ahí, Taboe, otro zulú que conoce a Kalimán, yace moribundo en una choza en medio de la selva. Su aldea ha sido destruida por un ataque de banzamis, temibles pigmeos caníbales liderados por la Bruja Blanca del Kilimanjaro, quienes mataron a mujeres, viejos y niños y secuestraron a todos los hombres jóvenes de la aldea. Acosado por la fiebre, Taboe ve a la Bruja Blanca en todas partes, creyendo que va a asesinarlo también. En un momento de lucidez ordena a su hijo Yambo ir a buscar a Kalimán a Uganova, Taboe sabe que éste venía a visitar a Takesi.

Arthur y Alexis Gordon parten con Paolo Passoli a pie hacia el Kilimanjaro. Passoli programa las jornadas para que sean especialmente arduas, quiere obligar a los Gordon a desistir de sus propósitos. Cuando están lo suficientemente lejos para que los Gordon no tengan otra alternativa que seguirlo, Passoli cambia de rumbo y se encamina a una aldea que él quiere visitar, Tangana. Está acudiendo a una cita con un portugués amigo, Lugo Branco, a quien entrega el cargamento de dinamita. Lugo Branco les facilita un vehículo a Paolo Passoli y los Gordon, y se va en un camión cargado con la dinamita y sal supuestamente hacia la costa.

Kalimán, Solín y Usami también van hacia el Kilimanjaro, pero por otra ruta. Encuentran a Yambo en el río Zulú, quien les informa de la situación de Taboe. Kalimán se desvía de su ruta para ir a curar a su amigo, pero Usami no quiere entrar a tierras zulúes, se despide de Kalimán y Solín y regresa a la civilización. La travesía del río Zulú resulta ser sumamente peligrosa, y Kalimán y Solín pierden todo su equipaje. En tierras zulúes encuentran el cadáver de un nativo crucificado por las huestes de la Bruja Blanca. Eventualmente encuentran a Taboe, Kalimán lo cura con hierbas medicinales, y Taboe le cuenta la historia del ataque a su aldea por parte de la Bruja Blanca y su tribu de feroces caníbales, los banzamis. Kalimán decide visitar la aldea zulú para ver por sí mismo lo que pasó.

Passoli y los Gordon viajan en el vehículo de Lugo Branco. En la primera noche fuera de Tangana, Passoli le dispara a un nativo y los expedicionarios tienen que huir esperando retaliación del resto de la tribu. Llegan a un río, y Passoli finge caer al agua y morir ahogado, en realidad quiere dejar abandonados a los Gordon. Viéndose solos, los Gordon suben al vehículo y conducen con la esperanza de llegar a alguna aldea, pero se les acaba el combustible. No saben cazar, así que tampoco tienen alimento. Y los nativos los persiguen, creyéndolos enemigos.

Lugo Branco en su camión no va a la costa, sino a un punto de encuentro previamente concertado con la Bruja Blanca en las yermas tierras altas del Kilimanjaro. Ésta le vende los guerreros zulúes que secuestró en la aldea de Taboe por un cargamento de sal, sustancia muy valiosa en esas regiones. Además le vende el derecho de paso por tierras banzamis.

Kalimán llega a la aldea zulú y sólo encuentra cadáveres. Investigando, encuentra las huellas de los pies de los nativos secuestrados y de los pigmeos que se los llevaron, y él y sus amigos siguen esas huellas hacia las tierras altas del Kilimanjaro. De pronto son sorprendidos por una estampida de la que sólo logran salvarse subiéndose a una roca. Pero la estampida borra el rastro de los secuestrados zulúes. Kalimán quiere saber qué causó la estampida, y se dirige a tierras masai. Cuando llegan allí, Solín cae en una trampa, y Kalimán, Taboe y Yambo tienen que rendirse. Kalimán es amigo del jefe masai Akuga, y pide que lo lleven a su aldea. Allí descubren que ésta fue casi destruida por la estampida y que Akuga está moribundo, alguien, Passoli, le disparó tres días antes. Los masai atan a Solín, Taboe y Yambo, si Kalimán no logra salvar a Akuga ellos morirán.

Kalimán le saca las balas a Akuga y lo trata con hierbas medicinales, pero las heridas son sumamente graves y hay infección, y Kalimán duda de que pueda salvarlo. Los masai le dicen a Kalimán que tienen prisionera a la Bruja Blanca desde hace 5 días, sin comida. Kalimán pide verla, y es llevado a un foso que desciende verticalmente más de 50 metros hasta un laberinto de cuevas. Baja con una escalera de cuerda. Luz y aire entran por grietas en la cueva. Quienes están allí no son la Bruja Blanca y sus guerreros, sino Arthur y Alexis Gordon, moribundos por falta de comida. El tiempo transcurre y Kalimán no sale. Los masai creen que murió a manos de la Bruja Blanca, y dicen que necesitan taponar la fosa para que el espíritu de la hechicera no salga. Ante la desesperación de Solín suben la escalera de cuerda, taponan la entrada de la fosa y arrastran a Solín de vuelta a la aldea.

Kalimán hace contacto telepático con Solín, y le pide venir esa noche acompañado por Taboe y Yambo para reabrir la fosa y lanzarles la escalera de cuerda. Luego, hipnotiza a Arthur y Alexis Gordon para que no sufran de hambre y sed. Éstos sin embargo siguen debilitándose, están a punto de morir y Kalimán decide no esperar a Solín y tratar de escalar las paredes de la fosa por su cuenta. Solín, Yambo y Taboe logran escapar de los masai, pero tienen grandes problemas para mover la roca que tapona la entrada de la fosa; sólo lo logran utilizando un tronco como palanca y porque Kalimán ayuda desde dentro. Bajan por la escalera y rescatan a los Gordon. Kalimán corre a la aldea masai a buscar comida para ellos, y descubre que el jefe Akuga ha muerto a pesar de sus cuidados. Regresa y da los alimentos a los Gordon, pero los masai lo acusan de robo. Para comprobar su lealtad hacia ellos y evitar la muerte de los Gordon, Taboe y Yambo, Kalimán debe pasar una prueba de valor, debe traerles la piel de un león, pero sin usar armas de fuego. A Solín se le permite acompañar a Kalimán. La choza de Akuga es quemada en sus funerales, y durante la confusión Taboe y Yambo escapan sin esperar a Kaliman. No se les ve más en la aventura. Los Gordon intentan hacer lo mismo, pero son capturados.

Mientras tanto, la Bruja Blanca manda mensajeros a Lugo Branco para decirle que quiere verlo. Branco deja su campamento a cargo de un jefe nativo llamado Tobobo y es guiado por guerreros banzamis a la entrada de un túnel. Al otro lado hay un oasis en medio de las yermas tierras circundantes. Allí descubre a la Bruja Blanca, siempre acompañada por un gigantesco tigre, Tasiba. Lugo Branco hace avances románticos contra la Bruja Blanca, y ella lo rechaza ferozmente. Le exige a Branco que impida que otros extranjeros lleguen a tierras banzamis. Branco acepta, pero se aleja furioso, jurando que vencerá a la Bruja Blanca.

Cuando se cumple el plazo estipulado para que Kalimán regrese, los nativos masai se disponen a matar a lanzasos a Arthur y Alexis Gordon. Antes de que lo hagan, Kalimán llega acompañado de Solín y de un león vivo que ha dominado con la fuerza de su mente. Los masai están muy impresionados y aceptan liberar a los Gordon. El león también es liberado, y Kalimán y sus amigos prosiguen su viaje hacia el norte, hacia las tierras altas del Kilimanjaro.

Los vigías de Lugo Branco ven venir a Kalimán y a sus amigos. Siguiendo las exigencias de la Bruja Blanca, Lugo Branco decide matarlos, y ordena a Tobobo y a un grupo de nativos que causen un derrumbe en su camino. Kalimán y sus amigos logran acomodarse en un hueco del risco y sobreviven el derrumbe. Tobobo cree que murieron, e informa de esto a Lugo Branco, quien a su vez informa a la Bruja Blanca.

Kalimán, Solín y los Gordon entran a pie al campamento, y Arthur y Alexis Gordon se sorprenden de ver allí a Lugo Branco, a quien creían en la costa. Esa noche Lugo Branco pone narcótico en el café de Kalimán y sus amigos, y Solín y los Gordon quedan profundamente dormidos. Kalimán, sin embargo es más resistente. Va a investigar en el campamento, y además de la dinamita que Paolo Passoli le había entregado a Lugo Branco descubre barrenos para minas y a los nativos zulúes que la Bruja Blanca había capturado. Lugo Branco lo ataca por la espalda con la culata del rifle, y Kalimán pierde el sentido. La Bruja Blanca es informada de que los extranjeros no murieron, y baja de la montaña acompañada de los banzamis para pedir explicaciones a Lugo Branco.

Kalimán y Solín son llevados a un desfiladero donde son amarrados a las rocas. Tobobo habla con la Bruja Blanca y le dice que Lugo Branco le regala esos dos prisioneros; luego se dispone a huir con su jefe. Cuando los Gordon despiertan, Branco les dice que Kalimán los ha traicionado y ha avisado a los banzami de su presencia en el campamento. Los tambores banzami suenan por doquier, y los Gordon creen que vienen a atacar. Lugo Branco les ofrece la posibilidad de huir con él en un helicóptero que está por llegar. Los Gordon, aterrorizados por los tambores y no queriendo quedarse solos a merced de los banzami aceptan y viajan con Lugo Branco en el helicóptero; parece que han fracasado en su intento de conocer a la Bruja Blanca. Sin embargo, en vez de llevarlos hacia la civilización Lugo Branco los lleva hacia su campamento de Bora Bora en la cumbre del Kilimanjaro; está encaprichado con Alexis y quiere hacerla su mujer. Tobobo, furioso, ve como Lugo Branco lo abandona dejándolo a merced de los banzamis. Se entrevista con la Bruja Blanca, y esta termina permitiendo que él y los esclavos zulúes vayan también a Bora Bora.

Kalimán frota las sogas que lo atan contra el filo de las rocas y así logra liberarse, pero antes de que pueda hacer algo es capturado por la Bruja Blanca y sus banzamis y llevado con Solín a su escondite en el vergel. Al principio, la Bruja Blanca los deja mover con cierta libertad, pero eventualmente narcotiza a Kalimán con un brebaje y lo ata a un poste donde va a ser sacrificado y luego devorado en una ceremonia caníbal. Solín es dejado inicialmente en libertad, pero eventualmente será devorado también.

Una tormenta empieza a abatirse sobre las tierras del Kilimanjaro, y Kalimán decide utilizarla para liberarse de la Bruja Blanca. Le pide a Solín que se aparte, y empieza a decir a los banzamis y a la Bruja Blanca que él es enviado de Tawana, el dios de la muerte. Mientras tanto, cambia su magnetismo corporal por medio de la concentración mental. Así logra que una serie de rayos caigan alrededor de él, quemando el árbol al que está atado. Los banzamis quedan fuertemente impresionados con esto. La Bruja Blanca, sintiendo que pierde su dominio sobre los banzamis reta a Kalimán a luchar. En vez de pelear, Kalimán la domina con un beso, y explica a los banzamis que ella seguirá siendo su reina.

Kalimán y Solín pasan un día maravilloso en el vergel acompañados por la Bruja Blanca, y esta se enamora perdidamente de Kalimán. Sin embargo esa situacuón no puede durar, eventualmente Kalimán debe irse a buscar a los Gordon. La Bruja Blanca no quiere que esto suceda y va a hablar con el brujo de la tribu, Anabi. Este se entrevista con Kalimán, y le explica que la Bruja Blanca "cayó del cielo" en un momento en el que la tribu estaba asolada por una epidemia. Anabi asegura que la presencia de la Bruja Blanca, la hija del sol, curó la tribu, y por eso ahora ellos la siguen como reina. Después Anabi va a hablar con la Bruja Blanca. Le da un poderoso veneno, y le dice que Kalimán nunca se quedará entre los banzamis; ella tiene que escoger entre matarlo o dejarlo ir. Ella lo deja ir, y Kalimán y Solín empiezan su largo ascenso hacia las cumbres del Kilimanjaro.

Mientras tanto, Lugo Branco y los Gordon han llegado al campamento de Bora Bora, donde para su sorpresa encuentran vivo a Paolo Passoli. Bora Bora es en realidad una mina de diamantes, y Lugo Branco y Paolo Passoli mantienen esclavizados a cientos de nativos de varias tribus trabajando en los socavones. A pesar de las objeciones de Passoli, Branco deja vivos a los Gordon, pues se siente atraído por Alexis y en su padre ve un medio de obligarla a obedecer. En una conversación Arthur Gordon siembra en Lugo Branco la idea de que debe empezar a pensar en abandonar el África. ¿O es piensa quedarse toda la vida trabajando en una mina de diamantes sin disfrutar del dinero que ha obtenido?

Después de dos días de ascenso al Kilimanjaro, Kalimán decide hacer un experimento de desdoblamiento corporal para localizar el campamento de Lugo Branco. Lo logra, y además descubre que la Bruja Blanca los ha seguido acompañada de su fiel tigre Tasiba. Kalimán no quiere exponerla al peligro que habrá en Bora Bora y le ordena regresar diciéndole que en realidad no la ama. Ella prosigue el ascenso a escondidas, y una noche de tormenta por poco muere de frío, sólo el calor corporal de Tasiba logra salvarla. Mientras tanto Kalimán ha hipnotizado a Solín para que no sienta frío. Descubren a la Bruja Blanca medio congelada y la reviven, y Kalimán termina aceptando que venga con ellos.

Al otro día descubren la caravana de esclavos nativos que la Bruja Blanca le vendiera a Lugo Blanco, suben hacia la mina vigilados por feroces guardias. La Bruja Banca siente un desprecio ancestral por esos esclavos, son todos miembros de tribus vecinas (zulúes, kikuyos y masais) y enemigos de los banzamis. Y al contario Kalimán sabe que los nativos esclavos odian y temen a la Bruja Blanca, así que la mantiene escondida para realizar sus planes. Lo primero que hace es contactar a Tobobo, el kikuyo aliado de Branco que ahora es un simple trabajador más. Éste está furioso contra Lugo Branco, y acepta ayudar a Kalimán contra él.

Lugo Branco pone a Arthur Gordon a trabajar en la mina como un esclavo más, y a Alexis la encierra en su cabaña. Mientras tanto, Kalimán y sus amigos llegan a Bora Bora, y mientras que Solín y la Bruja Blanca se mantienen escondidos, Kalimán se infiltra en el campamento y empieza a sabotear equipos. Primero hace estallar el cargamento de dinamita, y después localiza a Alexis y Arthur Gordon. Lugo Branco sospecha que es Kalimán quien está saboteando la mina, pero Tobobo lo convence de que Kalimán murió a manos de los banzamis.

La Bruja Blanca oye la explosión de la dinamita, y sospechando que algo le ha ocurrido a Kalimán y contra las objeciones de Solín entra en el campamento. El tigre Tasiba está sumamente hambriento, y buscando comida se delata ante los guardias. Lugo Branco adormece a Tasiba dándole carne con un fuerte narcótico y lo encierra en una jaula. Luego ataca a la Bruja Blanca y la hace su prisionera. Lugo Branco quiere que ella confiese que Kalimán está ahí, causando los sabotajes, pero la Bruja Blanca no habla.

Solín sale de su escondite para avisarle a Kalimán de la fuga de la Bruja Blanca. Pronto lo encuentra, y siguiendo las huellas de Tasiba en la nieve encuentran el sitio donde han encarcelado a la mujer. Vigilan a Lugo Branco y a sus hombres, y descubren el sitio donde han llevado al adormecido Tasiba. Lugo Branco se dirige a su cabaña con la intención de tomar a Alexis de una vez por todas, y Kalimán lo impide por medio de la ventriloquía, pero delatando su presencia. Luego, Kalimán va a la jaula de Tasiba y lo libera. El tigre va inmediatamente a la choza donde está la Bruja Blanca, y ella lo oye a través de la delgada pared de madera. Le ordena al tigre que regrese a la aldea banzami y que traiga a sus guerreros, para que la liberen. Escapando del campamento Tasiba es herido por las balas de los guardias.

Kalimán va donde Tobobo y le ordena decirle a Lugo Branco que Paolo Passoli lo traiciona robándole algunos de los diamantes que se extraen en la mina. Luego pone el diamante en bruto que había encontrado en manos del kikuyo muerto al principio de la aventura en la bolsa de Passoli. Lugo Branco cuestiona a Passoli y encuentra el diamante, y luego cuelga a su cómplice de los pies en un armazón de madera, torturándolo para que le diga dónde tiene otros diamantes robados.

Kalimán regresa a la mina, y allí libera a Arthur Gordon atacando al guardia que lo vigila. Va liberando nativos poco a poco atacando uno por uno a los guardias y reemplazándolos por nativos aliados, a los guardias los deja amordazados en lo más profundo de la mina. Prosigue afuera haciendo lo mismo, y eventualmente llega a la cabaña de Lugo Branco, de donde libera a Alexis. No puede liberar a la Bruja Blanca porque los nativos la odian, y Kalimán piensa que estará más segura en su prisión. Los Gordon van a vigilar el helicóptero. Cuando no hay más guardias libres en el campamento los nativos empiezan a cantar y a danzar una danza de muerte. Solo entonces Lugo Branco se da cuenta de que algo anda mal.

Al sentirse solo Lugo Branco va donde Paolo Passoli, prometiéndole liberarlo si él promete no traicionarlo. Baja a Passoli del armazón y le da un arma, y Passoli se pierde en la noche. Lugo Branco va donde está la Bruja Blanca, la baña en gasolina y se para en el centro del campamento diciendo que va a quemarla viva si Kalimán no se entrega. Muy a su pesar, los nativos obedecen cuando Kalimán les pide tirar sus armas cerca de la hoguera central del campamento. Luego, Lugo Branco ordena a Kalimán venir hacia él. Kalimán obedece, y cuando Branco lo tiene cerca le dispara a su enemigo a quemarropa. Kalimán salta sobre él, le quita el arma quebrándole la muñeca y lo golpea hasta hacerle perder el sentido. Luego Kalimán cae al suelo, ha sido herido y tiene dos balazos en el estómago. Con sus últimos alientos ordena a los nativos respetar a la Bruja Blanca y aprisionar a Lugo Branco. Luego pierde el sentido.

La Bruja Blanca toma el control de la situación. Lleva a Kalimán a una choza e impide que cualquier persona distinta a Solín entre, especialmente los Gordon. Luego empieza a hacer curaciones tradicionales africanas, pero como no tiene hierbas medicinales pone una mezcla de tierra y nieve sobre la herida. No le saca las balas, y Solín teme que la curación de la Bruja Blanca precipite una infección. Los Gordon, afuera, quieren utilizar el helicóptero para llevar a Kalimán a alguna aldea donde quizá puedan encontrar un médico. Deciden intentar convencer a la Bruja Blanca de que los deje llevarse a Kalimán, pero ella rehusa; siente una intensa antipatía contra Alexis Gordon, de la que está profundamente celosa. Arthur Gordon decide sacar a Kalimán de la choza por la fuerza para llevárselo, y sobreviene una confrontación con la Bruja Blanca. Antes de que los dos puedan matarse mutuamente, Kalimán despierta y le pide a la Bruja Blanca que lo opere, él mismo guiará su propia operación. Los Gordon y Solín serán sus ayudantes. La operación es un éxito.

Paolo Passoli va a la choza donde está prisionero Lugo Branco y ofrece liberarlo a cambio de que le diga dónde están los diamantes. Lugo accede y habla, y Paolo va a buscar los diamantes sin liberar a Lugo. Mientras que Kalimán se recupera, Solín decide cumplir una orden anterior de Kalimán y buscar también él los diamantes en la choza de Lugo Branco. Cae prisionero de Paolo Passoli, y Tobobo es testigo. Al saber lo sucedido, Kalimán se levanta y va a negociar con Passoli. Éste exige que se le deje escapar en el helicóptero, Kalimán accede, y Passoli sale de la choza siguiendo a Solín, quien lleva el paquete con los diamantes en sus manos. Llegan hasta el helicóptero, montan ambos, y Passoli descubre que el helicóptero está sin gasolina. Kaliman manda un mensaje telepático a Solín y le ordena arrojar los diamantes por la ventana. Passoli, horrorizado sale a recoger los diamantes, y es rodeado por los nativos. No puede sostener los diamantes y el rifle a la vez, y aterrorizado termina entregándose a los nativos, quienes lo llevan prisionero a la choza donde está Lugo Branco.

Kaliman, la Bruja Blanca y los Gordon discuten los orígenes de la Bruja Blanca, y aunque ella sabe la verdad no tiene ninguna intención ni de admitírselo a los Gordon ni de viajar con ellos a Inglaterra. Sin embargo a escondidas le entrega a Kalimán un medallón que llevaba en el cuello cuando era niña, prueba irrefutable de que ella es en realidad Elizabeth Gordon. Pregunta a Kalimán si piensa quedarse con ella en África, y ante la negativa de éste decide matar a Alexis Gordon, pues piensa que Kalimán la ama. En la noche sale de su choza y carcomida por los celos mata aun nativo zulú al que le roba el rifle. Luego hace estallar el helicóptero para impedir que Kalimán y los Gordon escapen. Kalimán se da cuenta de lo que pasa y es obligado a vigilar estrechamente a Alexis Gordon, quien ahora está en grave peligro de muerte. Para distraer a Kalimán de manera que tenga que dejar sola a Alexis, la Bruja Blanca libera a Lugo Branco y Paolo Passoli, haciéndoles prometer que matarán a Alexis Gordon. Tobobo descubre la fuga, pero es asesinado a pedradas por Lugo Branco y Paolo Passoli, quienes le roban su rifle.

Kalimán descubre la fuga y el cadáver de Tobobo, e inmediatamente recoge los diamantes y va a organizar la defensa del campamento. Branco y Passoli liberan a los diez guardias fieles que estaban atrapados en la mina. La Bruja Blanca los sigue y escucha que ellos quieren matar a Kalimán. Ella no quiere eso, los confronta y termina siendo golpeada con la culata de un rifle, perdiendo el sentido. Branco, Passoli y los guardias salen de la mina y rodean la choza donde están Solín y los Gordon. Kalimán mientras tanto ha organizado a los nativos, y éstos forman un círculo más amplio alrededor de los guardias. Kalimán pone fuera de combate a los guardias, uno por uno, al amparo de una fuerte tormenta. Branco y Passoli están fuertemente armados, y Kalimán decide esperar. Mientras tanto, la Bruja Blanca despierta, y saliendo de la mina encuentra a su tigre Tasiba, quien ha traído a sus fieles guerreros banzamis.

Branco y Passoli urden un plan para asesinar a Kalimán: Passoli hace como si se fuera a entregar a cambio de que Kalimán le entregue los diamantes a Lugo Branco. La idea es matar a Kalimán disparándole a quemarropa cuando lo tenga cerca, para después huir con Lugo Branco y los diamantes. Passoli se acerca y Kalimán le tira los diamantes a Lugo Branco. Estando cerca de Kalimán Passoli intenta disparar el arma que Branco le ha entregado pero descubre que está sin balas: Lugo Branco lo ha traicionado. Los guerreros banzamis de la Bruja Blanca han mientras tanto rodeado el campamento, y Paolo Passoli muere sorpresivamente, atravesado por un sinnúmero de flechas banzamis. La venganza de la Bruja Blanca empieza a cumplirse.

Lugo Branco no puede recoger los diamantes, pues está amenazado por las flechas banzamis. También Kalimán y el resto de los nativos son inmovilizados, los banzamis son los dueños de la situación. Solín y los Gordon siguen encerrados en la barraca, oyen disparos afuera pero no se atreven a salir. Cuando llega la noche y reina una oscuridad total Lugo Branco se arriesga a recoger los diamantes e intenta huir. Tasiba y la Bruja Blanca lo persiguen, y Lugo Branco, aterrorizado, deja caer los diamantes. Intentando recogerlos tastabillea y se precipita al fondo de un abismo.

La Bruja Blanca y Tasiba van entonces a la barraca donde están Solín y los Gordon para matarlos. Arthur Gordon abre la puerta de la choza y Tasiba lo ataca, desarmándolo. La Bruja Blanca saca a los tres prisioneros y se dispone a matarlos en ofrenda a Tawana, el dios de la muerte, cuando Kalimán aparece; dice que lo tendrá que matar a él también. La Bruja Blanca se descubre incapaz de matar a Kalimán y decide marcharse con sus guerreros y dejarlos ir a todos. Los nativos liberados logran recobrar varios de los diamantes esparcidos en los abismos del Kilimanjaro, justo pago a su trabajo en la mina.

Días más tarde, los nativos han regresado a sus aldeas y Kalimán y sus amigos logran descender del monte Kilimanjaro. Kalimán le entrega a Arthur Gordon el medallón que le diera la Bruja Blanca, prueba de que su sobrina está viva, reinando en la selva. A Alexis le entrega uno de los diamantes en bruto que logró rescatar. Arthur Gordon y Alexis regresan a Inglaterra, y la Bruja Blanca despide a Kalimán y Solín de África con música de tambores.

NÚMERO DE EPISODIOSEditar sección

178

CREADORESEditar sección

  • Original de
    • Rafael Cutberto Navarro Huerta
    • Modesto Vázquez González
  • Libreto
    • Héctor González Dueñas (Víctor Fox)

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio