FANDOM


23 LA BRUJA BLANCA


PERSONAJESEditar

LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICAEditar

  • Zanzíbar, Tanzania
  • Océano Índico
  • Tanga, Tanzania
  • Kilimanjaro, Tanzania
  • aldea kikuyo sobre el río Mimura, Tanzania
  • territorio tutsi (watusi)
  • Kardum, Tanzania
  • río Kimbala, Tanzania
  • territorio pigmeo, Tanzania
  • territorio de los hombres-gorila, Tanzania

Zanzíbar, Tanga y el monte Kilimanjaro son sitios reales en Tanzania, y el lago Tanganica está entre Tanzania, el Congo y Burundi. Los ríos Mimura y Kimbala, y la ciudad de Kardum son ficticias. Las etnias tutsi (watusi) y kikuyo son reales, pero no habitan principalmente Tanzania en la vida real: los kikuyos son por ejemplo uno de los principales grupos étnicos de Kenia. La palabra watusi en español es una deformación de "batutsi", el nombre como esta etnia de África Central (Ruanda, Burundi y Kivu, Congo) se llama a sí misma; la forma aceptada actualmente para denominar esta etnia en español es tutsi. Es un grupo étnico tristemente famoso en el mundo real, habiendo sido ellos las principales víctimas del genocidio en Ruanda. La palabra pigmeo se usa para denominar grupos de personas en los que los hombres no pasan generalmente de alrededor de 1,50 m de estatura, la palabra no se refiere a un solo grupo étnico en particular. En África hay muchas etnias pigmeas, principalmente en las selvas del África Central (Congo, Camerún, Rep. Centroafricana, etc.). En Tanzania son raros. Los hombres-gorila obviamente son ficticios.

ARGUMENTOEditar

Kalimán y Solín están es la isla de Zanzíbar, donde visitan a un mercader amigo de Kalimán, Abum-Ramín y a su hija Yulma. En su tienda, Abum-Ramín les muestra un gigantesco diamante en bruto que obtuvo de un mercenario holandés y les dice que su antiguo dueño fue asesinado por un animal salvaje. En el exterior de la tienda, un grupo de hombres vestidos con pieles de pantera acechan a Abum-Ramín, y cuando Kalimán y Solín se han marchado asesinan al viejo y se apoderan del diamante.

Simultáneamente un famoso antropólogo, el profesor Julius Galeno, estudia un niño-gorila que un grupo de cazadores ingleses le envió desde el África Central. Los periódicos anuncian la noticia y Kalimán, interesado, decide visitar a Galeno. El antropólogo quiere comprobar cuánto tiene el niño-gorila de humano, y Kalimán se ofrece a ayudarlo hipnotizando al niño. El ayudante de Galeno es un tutsi (watusi) agresivo y taimado llamado Zafiro que no confía en Kalimán.

Cuando Kalimán regresa a su hotel, Yulma le da la noticia de la muerte de Abum-Ramín. Investigando en la tienda de su amigo, Kalimán encuentra un arete cerca del cadáver, lo que prueba que el asesino no fue una fiera sino un miembro de la tribu de los mau-mau, quienes se disfrazan de panteras para atacar a sus enemigos. Yulma le dice a Kalimán que el diamante era robado, y que de acuerdo a su religión el espíritu de Abum-Ramín no encontrará descanso hasta que la joya no sea devuelta a sus dueños. Así Kalimán decide encontrar el diamante y llevarlo de vuelta a la mina de donde salió. Durante el entierro de Abum-Ramín los hombres pantera atacan a Yulma, pero es salvada por Kalimán.

Haciendo memoria, Kalimán recuerda haber visto en el cuello del niño-gorila un segundo diamante en bruto, y decide regresar al laboratorio de Galeno para averiguar la localización de la mina hipnotizando al niño gorila. Cuando Zafiro se entera de que la piedra que el niño lleva al cuello es un diamante decide impedir por todos los medios que Kalimán averigüe la localización de la mina, quiere ser él quien la descubra primero. Galeno sí accede a la petición de Kalimán, pero le pide que espere hasta el otro día para hacer el experimento pues él quiere tomarle unas radiografías al niño primero. Los exámenes de Galeno demuestran que el niño-gorila no es un animal, sino que tiene inteligencia humana, y esto convence a Galeno de ir a buscar el lugar de origen de los hombres-gorila. Además está interesado en investigar la leyenda de una joven mujer blanca que se dice habita entre las tribus salvajes del África Central, la Bruja Blanca. Zafiro, por el contrario, sólo está interesado en encontrar la mina de diamantes para enriquecerse, y confiado en su propia habilidad para encontrar la mina y para evitar que Kalimán descubra el secreto envenena al niño gorila, evitando así el experimento de hipnosis.

Kalimán le pide a Galeno que le preste el diamante del niño-gorila, quiere usar a Solín como carnada para atrapar a los hombres-pantera y recuperar el diamante de Abum-Ramín. Su plan da resultado y los hombres-pantera atacan a Solín para robarle el diamante. Sin embargo, en ese preciso instante un grupo de policías quiere interrogar a Kalimán acerca del asesinato de Abum-Ramín. Huyendo de la policía y sin tiempo de dar explicaciones huye y logra llegar apenas a tiempo de salvar la vida de Solín, pero los hombres-pantera escapan. Kaliman devuelve el diamante del niño-gorila a Zafiro.

Galeno y Zafiro, y Kaliman y Solín deciden independientemente partir hacia el continente. Yulma quiere acompañar a Kalimán, pero este se niega diciendo que es un viaje demasiado peligroso. Sin embargo, una vez que el barco que los llevará a la ciudad tanzaniana de Tanga ha zarpado Kalimán descubre que Yulma viaja con ellos como polizón. Galeno y Zafiro, al igual que los hombres-pantera viajan en el mismo barco. Los hombres-pantera atacan a Yulma y Solín, pero eventualmente Kalimán logra vencerlos y recupera el diamante de Abum-Ramín. Los asesinos son encerrados en el calabozo, pero cuando llegan a Tanga hacen un hueco en la pared del barco y saltan al mar por ahí.

Galeno y Kalimán se entrevistan en alta mar, y Galeno informa a Kalimán de su intención de encontrar a la Bruja Blanca. Kalimán le desaconseja proseguir, y lo previene contra Zafiro. Mientras tanto, Zafiro descubre que Solín lleva el diamante de Abum-Ramín, y por él y Yulma averigua los planes de Kalimán de regresarlo a la mina. Zafiro decide matar a Kalimán, pues no quiere que nadie más vaya hacia allá. Primero pone una canasta llena de avispas venenosas en el camarote de Kalimán y sus amigos, quienes se salvan manteniéndose absolutamente inmóviles. Luego, ya en Tanga, Zafiro dispara directamente contra Kalimán, pero falla y asesina a un transeúnte inocente. Kalimán busca al asesino y encuentra el casquillo de la bala que Zafiro disparó.

Kalimán tiene intenciones de enviar a Yulma de vuelta a Zanzíbar a la primera oportunidad, pero ella se escabulle del hotel y convence a un amigo de su padre, el nativo Yambo, que los guíe hacia el interior del continente. Kalimán termina consintiendo en llevarla con ellos. Zafiro descubre en qué vehículo viajarán Kalimán y sus amigos y pone una bomba en el motor que estallará dos horas más tarde. Solín lo descubre, pero distraído por una flauta que le regala Yambo se olvida de advertir a Kalimán del peligro. En las afueras de Tanga, Solín informa a Kalimán que vio a Zafiro, y Kalimán advierte que hay una bomba en el vehículo. Logran saltar segundos antes de que la bomba estalle, pero pierden todo su equipaje. Regresan a pie a Tanga.

Zafiro y Galeno piensan salir al otro día en un avión facilitado por la embajada de Inglaterra hacia la ciudad de Kardum a orillas del lago Tanganica. Antes del despegue un grupo de cuatro encapuchados aborda el avión, el piloto del avión le dice a Galeno que son agentes del gobierno de Kenia. Zafiro desconfía. Dos horas después, cuando el avión vuela sobre una tierra yerma y despoblada, uno de los encapuchados se levanta y amenaza al piloto, otro amenaza a Zafiro y los dos últimos dicen tener bombas. En un momento de descuido Zafiro golpea a su contrincante, saca su revólver y dispara contra el primer encapuchado, pero falla. El encapuchado que amenazaba al piloto resulta ser Kalimán, y el que amenazaba a Zafiro, Yambo. Los otros dos son Yulma y Solín. Kalimán golpea a Zafiro y busca el casquillo de la bala que disparó, lo compara con el que ya tiene y descubre que son idénticos. Zafiro ha intentado matar a Kalimán cuatro veces, y este, ya con pruebas, decide entregarlo a las autoridades tanzanianas en Kardum. Sin embargo la bala disparada por Zafiro perfora el tanque de gasolina del avión, que se precipita a tierra. Kalimán toma los controles del avión y logra evitar una tragedia mayor, pero el avión se estrella. El piloto del avión muere en el accidente y Galeno queda herido en una pierna. Zafiro abandona la nave sin ayudar a Galeno a salir, y Kalimán tiene que regresar a rescatarlo. Los seis quedan perdidos en el África.

Inician una larga caminata, pero no pueden avanzar muy rápido debido a la herida de Galeno. Yambo reconoce el sitio donde están, y dice que la aldea más cercana está a más de 200 kilómetros, Galeno nunca llegaría. Kalimán hace un experimento de desdoblamiento corporal y hace contacto con el radiooperador de un grupo de contratistas que construyen una presa en el río Mimura. Inicialmente el radiooperador cree que está alucinando, pero Kalimán hace contacto con una segunda persona, un piloto de helicóptero que también está allí. Para convencerlos de su existencia llega al punto de hacerse visible ante ellos, un experimento de fuerza mental que lo deja muy debilitado. Pero tiene éxito, el piloto de helicóptero decide ir a buscar a Kalimán al sitio que éste le indicó.

Mientras tanto, los otros sobrevivientes luchan contra una jauría de perros africanos y sólo logran salvarse de ellos trepando a un risco. Quedan separados de Kalimán, quien concentrado en su experimento de desdoblamiento corporal no se da cuenta de nada. Solín le grita y logra que Kalimán reaccione en el momento en que un perro africano se lanza sobre él. Lucha contra la jauría y la vence temporalmente, pero sabe que volverá. El helicóptero llega cuando son atacados por la jauría nuevamente.

Una vez en el campamento del río Mimura, Zafiro, sabiendo que Kalimán piensa entregarlo a las autoridades, le ofrece al piloto del helicóptero su diamante en bruto si este accede a llevarlo a él y a Galeno a Kardum sin esperar a Kalimán y a los otros expedicionarios. Galeno, muy mejorado de su pierna, accede a regañadientes pues no puede permitir que Zafiro lo deje solo, y en medio de la noche escapan en el helicóptero. Yambo los ve y da la voz de alarma, y Kalimán logra saltar al helicóptero antes de que se eleve. Mientras que el helicóptero gana altura, Kaliman sube por la estructura del aparato y cuando se dispone a entrar a la cabina es atacado por Zafiro. Se precipita al vacío, pero logra agarrar una cuerda que hay atada a la cabina. Galeno, aterrado por el intento de asesinato, forcejea con Zafiro, pero es vencido. El piloto hace descender el helicóptero, asustado con los acontecimientos. Zafiro corta la cuerda de la que pende Kalimán de un hachazo, y Kalimán cae al vacío. Logra contorsionar su cuerpo de manera que cae en la represa del río Mimura, pero aún así el impacto es brutal y pierde el conocimiento. Es rescatado por sus amigos, quienes han visto todo desde el suelo.

Zafiro obliga al piloto a ganar altura y a continuar el viaje. Cuando están a punto de llegar a Kardum, Zafiro obliga al piloto a cambiar de rumbo y a dirigirse hacia el norte, hacia su aldea tutsi nativa. El piloto protesta, pues sabe que no tendrán suficiente combustible para llegar, pero Zafiro no quiere aterrizar en Kardum pues sabe que allí lo espera la policía. No alcanzan a aterrizar en la aldea tutsi, muy cerca se les acaba el combustible y el helicóptero se desploma a tierra. Zafiro y Galeno sobreviven el accidente, pero el piloto queda herido de una pierna. Zafiro ordena a los tutsi que se han agrupado alrededor de él que maten al piloto del helicóptero. Galeno mira horrorizado y es tomado prisionero por los hombres de Zafiro.

Kalimán logra recuperarse de la caída del helicóptero, y el radiooperador le facilita un vehículo con el que pueden viajar a Kardum. En el camino son atacados por un grupo de asaltantes que ha derribado un puente importante sobre el río Kimbala, y así Kalimán y sus amigos son detenidos. Kalimán confronta a los asaltantes, y ellos le dicen que no pueden pasar por ahí pues estas son tierras de un hombre llamado Tac Tac que no permite intrusos. Kalimán obliga a los asaltantes a que lo lleven donde Tac Tac, pero cruzando el Kimbala los atacantes escapan. En la otra orilla del río, Solín, Yulma y Yambo son atrapados uno a uno por los aliados de Tac Tac. Kalimán queda sólo, y pronto descubre a Solín atado a un poste en un lugar despejado. Intenta acercarse a él, pero es impedido por balas que zumban sobre su cabeza: el misterioso Tac Tac está usando a Solín como carnada para cazar un león. Luego de que el león es muerto, Kalimán desata a Solín, pero son atrapados por un grupo de nativos mau-mau, los mismos que en Zanzíbar estaban disfrazados de hombres-pantera. Kalimán se deja encarcelar pues quiere encontrar a Yambo y Yulma, y también porque quiere saber quién es Tac Tac.

Tac Tac resulta ser un cazador obsesivo llamado Gory Gog a quien una de sus presas le arrancó una pierna. Ahora anda con una pata de palo, y su apodo es una onomatopeya del ruido que hace al caminar. Tiene entre sus trofeos de caza el cuerpo de un hombre-gorila disecado, y conoce la leyenda de la Bruja Blanca. Además está interesado en impedir que nadie más que él mismo llegue a las minas de diamantes de las tierras de los hombres-gorila. Inicialmente se muestra amigable con Kalimán, pero después lo narcotiza y lo enjaula. Kalimán localiza a Solín por medio de la telepatía y escapa de su jaula. Libera a sus compañeros y a todos los animales que Tac Tac tenía cautivos, y luego escapa en un bote por el río. Las fieras liberadas matan a muchos de los hombres-pantera de la tribu mau-mau, y Tac Tac se convierte en un enemigo mortal de Kalimán.

Zafiro en su aldea decide envenenar poco a poco al profesor Galeno y parte con sus hombres en busca de la mina de diamantes, abandonando al profesor. Kalimán y sus amigos, mientras tanto, se internan por la selva y empiezan a ser vigilados por hombres-gorila quienes les destruyen el bote. Obligados a continuar a pie, Kalimán y sus amigos descubren a un grupo de hombres-gorila que llevan un cargamento de bambú en una balsa. Descubriendo una segunda balsa escondida entre el follaje, deciden seguirlos, pero al cruzar por una angostura son atacados con rocas lanzadas desde lo alto de un risco que les destruyen la balsa; así tienen que abandonar la persecución. Kaliman está asombrado de que estos seres sepan usar el machete, navegar, etc. y está decidido a llegar a sus tierras, y decide construir otra balsa para continuar el viaje.

Los hombres-gorila que llevan el bambú prosiguen su viaje río abajo, y eventualmente son descubiertos por Zafiro y sus guerreros quienes deciden seguirlos para descubrir su refugio. Los hombres-gorila doblan por un pequeño afluente del Kimbala y llegan hasta una cascada detrás de la cual hay una apertura. Zafiro y sus hombres los siguen a través de la cascada, pero más allá son atacados por guardias gorilas que les lanzan rocas desde lo alto de la caverna. Los hombres de Zafiro son masacrados, y Zafiro mismo es herido muy gravemente. Cae al río y la corriente se lo lleva. Los hombres-gorila continúan por canales que existen detrás del paso secreto y llegan hasta un risco donde hay una gigantesca roca que sirve de puerta. Otros gorilas levantan la pesada roca dejando libre el paso, y el bambú es llevado a pie hasta la ciudad de los hombres-gorila. Allí son recibidos por una extraña mujer a la que veneran como reina, la Bruja Blanca.

Kalimán y sus amigos, en su nueva balsa, prosiguen el viaje río abajo. Se detienen en la noche, y descubren a Zafiro, moribundo, quien les dice que fue atacado por hombres-gorila detrás de una cascada cercana. También les dice dónde está el profesor Galeno, y luego muere. Yambo conoce la localización de la cascada, pero Kalimán decide buscar a Galeno primero. Algunos sobrevivientes tutsi atacan al grupo de expedicionarios y los capturan llevándolos a su aldea y facilitándole a Kalimán la búsqueda de Galeno. Creyendo que son los asesinos de Zafiro, el nuevo jefe tutsi ordena su muerte, y Kalimán tiene que enfrentarse a un león. Lo vence con un dardo somnífero, pero sorpresivamente una bala le rompe la cerbatana y le hiere la mano. Tac Tac, un aliado de la tribu tutsi, ha llegado. Kalimán hipnotiza a Tac Tac y a los tutsi, y les hace creer que el rifle de Tac Tac se derrite, y todos huyen despavoridos. Luego, Kalimán busca a Galeno y lo encuentra moribundo en la choza del brujo de la tribu. Tac Tac logra organizar a los tutsis que huyen, y guiados por él regresan a la aldea y empiezan a disparar flechas incendiarias contra la choza en la que están Kalimán y sus amigos. Sabiendo que si salen serán acribillados a flechazos y si se quedan morirán quemados, Kalimán y sus amigos excavan un túnel en la tierra blanda bajo la choza y escapan por ahí. Solín, Yulma y Yambo llevan al profesor Galeno hacia el río, mientras Kalimán distrae a sus perseguidores tutsi. Corre alejándose de donde están sus compañeros, y desde un alto risco salta al río, sus perseguidores no pueden seguirlo. Encuentran una embarcación de los tutsi y prosiguen su camino por el río.

Ya lejos del territorio tutsi, Kalimán y sus amigos deciden acampar. Buscando comida Solín encuentra una gigantesca estatua de un hombre-gorila; están en los linderos de las tierras de esos seres y son vigilados por ellos. Los guardias que los han estado vigilando envían un mensaje por medio de tambores a un templo budista donde habita su reina, la Bruja Blanca. El mensaje es recibido y transmitido por dos lugartenientes de la Bruja Blanca, dos gorilas-humanos llamados Guk y Moloc (inicialmente Moloc es llamado Gory, su nombre cambia posteriormente). La Bruja Blanca siente curiosidad por ver a estos hombres blancos, los deja aproximar y va hacia ellos. Kalimán y sus amigos encuentran la cascada y el túnel que hay detrás, pero son vigilados por Tac Tac, quien acompañado de guerreros tutsi los ha seguido sin ser visto. El grupo de Kalimán entra a la caverna detrás de la cascada y descubre los cadáveres de los hombres de Zafiro. No son atacados por los hombres-gorila, quienes siguiendo las órdenes de la Bruja Blanca los dejan aproximar.

Eventualmente el río subterráneo sale de la caverna, y Kalimán y sus amigos se internan en tierras que resultan ser de pigmeos. Kalimán descubre su presencia cuando Solín cae en una trampa tendida por ellos. Después de salvarlo, acampan extremando precauciones y Kalimán aprovecha para hacer un viaje astral para investigar los alrededores. Encuentra así la guarida de un gorila gigantesco, un ser llamado Bari Gog venerado por todas las tribus, humanas o no, que viven en la zona. Kalimán es capturado momentáneamente por los pigmeos, quienes destruyen su embarcación y secuestran a Yulma para ofrendarla a Bari Gog. Kalimán se libera de la trampa de los pigmeos y va con Solín a liberar a Yulma dejando a Galeno y Yambo atrás, no quiere exponerlos al peligro, pero estos pronto caen en otra trampa preparada por los pigmeos. Mientras tanto, Tac Tac y sus hombres descubren la cascada, pero en vez de pasar tras ella suben el risco y llegan a las tierras pigmeas por otra ruta.

Haciendo sonar extrañas cornetas, los pigmeos llaman a Bari Gog y le ofrecen a Yulma. La Bruja Blanca, que ya está cerca, también oye el llamado. Mientras están distraídos, Kalimán se acerca a la aldea pigmea y le prende fuego; en la confusión resultante rescata a Yulma. No logra escapar, Bari Gog ha llegado y ataca a Kalimán. Los dos luchan por largo tiempo, y la Bruja Blanca observa interesada. Bari Gog logra sobreponerse a Kalimán, pero antes de que logre aplastarlo entre sus gigantescas manos es llamado por la Bruja Blanca, quien le ordena regresar a sus cuevas. Kalimán logra ver a la Bruja Blanca y descubre que ella le ha salvado la vida.

Kalimán, Solín y Yulma regresan sobre sus pasos y rescatan a Yambo y Galeno del foso donde habían caído. Tac Tac y sus tutsis, internándose por tierras de pigmeos, también son descubiertos por guardias gorilas, pero cuando la Bruja Blanca es informada de la presencia de hombres blancos en su territorio, ella cree que se están refiriendo a Kalimán, no a Tac Tac. Ha quedado muy impresionada por la lucha que presenció entre Kalimán y Bari Gog, y quiere dejarlo llegar hasta ella. Así también se le permite a Tac Tac y sus hombres avanzar hacia la capital de los hombres-gorila.

Luego de un arduo día de caminata y mientras sus amigos descansan, Kalimán decide hacer otro viaje astral para localizar la aldea de los hombres-gorila. La Bruja Blanca sabiendo que los hombres blancos ya están cerca ha decidido salir a su encuentro y matar a Yulma, de quien está celosa pues la considera la pareja de Kalimán. El cuerpo astral de Kalimán descubre el risco con la gigantesca puerta de roca, y tras esta entrada el templo budista donde habitan los hombres-gorila. También observa a los consejeros Guk y Moloc, quienes en esos momentos tienen una fuerte discusión acerca de si deben perseguir a su reina o no. Moloc decide ir tras ella, mientras Guk abre y lee un misterioso libro que contiene jeroglíficos egipcios y trozos en lenguas africanas. Kalimán se dispone a leer el libro sobre los hombros de Guk, pero un grito angustiado de Yulma lo hace reaccionar y regresar a su cuerpo. La Bruja Blanca ataca a Yulma y se la lleva para matarla, solo la intervención de Kalimán logra salvarla, la Bruja Blanca aún no quiere ser descubierta.

Siguiendo las órdenes de la Bruja Blanca, los hombres-gorila dejan abierta la puerta del risco, y Kalimán y sus amigos logran pasar sin problemas. Moloc mientras tanto ha llegado al lado de la Bruja Blanca, y ella le regala a Yulma para que sea su esposa. Tac Tac, desde lejos, ve como Kalimán cruza la puerta del risco y como los hombres-gorila cierran la puerta tras él, y decide tampoco atravesar esta puerta sino trepar por el risco que la contiene.

Ya en tierras de los hombres-gorila, Kalimán y sus amigos son atacados por las huestes de Moloc cabalgando sobre cebras. Yulma es tomada prisionera por Moloc, y al igual que Yambo y el profesor Galeno es llevada a la ciudad gorila y enjaulada. Guk presencia la llegada de Moloc con su nueva esclava, pero desaprueba que haya humanos en la ciudad. Kalimán y Solín no son tomados prisioneros y continúan su camino a pie hasta la ciudad de los gorilas, siempre vigilados por la Bruja Blanca.

Ya en los jardines del templo budista, Kalimán y Solín son adormecidos por el perfume de extrañas flores que aparentemente los hace quedar incoscientes, pero Kalimán finge y cuando la Bruja Blanca se acerca a mirarlo de cerca logra atraparla. Trata de hablar con ella, pero ella rehusa y vuelve a escapar. La astucia y fuerza de Kalimán hacen que ella se enamore más y más de él. Luego, la Bruja Blanca pretende hacerse pasar por una pantera negra, pero su truco es pronto descubierto. Kalimán saca a Solín de la zona de las plantas adormecedoras, y cuando este se recupera continúan la exploración del templo budista. Mientras tanto Moloc ha llevado a Yulma a un torreón donde quiere aparearse con ella. Kalimán y Solín oyen los gritos de Yulma, y Kalimán sube por la pared exterior del torreón para ayudarla. Por una ventana le lanza a Moloc un dardo somnífero, pero este da un giro imprevisto y el dardo se clava en la piel de Yulma, dejándola como muerta. En el suelo, Solín es capturado por un hombre-gorila, y la Bruja Blanca ordena que Kalimán sea atacado con piedras que lo hacen caer del torreón. Los hombres-gorila lo reciben abajo con una red, pero Kalimán queda prisionero. Moloc, creyendo a Yulma muerta, la lleva a un foso que funciona como tumba abierta y la deja abandonada allí entre cadáveres putrefactos.

Guk, preocupado por la afección que la Bruja Blanca tiene por Kalimán y no queriendo que un humano vaya a vivir en la ciudad de los hombres-gorila propone a Moloc asesinar a Kalimán sin que la Bruja Blanca se entere. Moloc accede y mueve a Kalimán a una celda donde hay una piedra floja que conduce a una fosa con una madriguera de cocodrilos. Kalimán, intentando escapar, cae en la trampa y tiene que luchar contra decenas de cocodrilos. Los vence causando un derrumbe que sepulta los cocodrilos y abre un resquicio hacia el exterior por el que escapa. Llega a los sótanos de una construcción que resulta ser una gigantesca estatua de Bari Gog. No habiendo ninguna salida a nivel del suelo, Kalimán trepa por el interior de la estatua hasta los ojos que funcionan como ventanas.

Mientras tanto, Yulma recobra el conocimiento pero no puede salir de la fosa en la que está, y Solín, Galeno y Yambo son sacados de sus jaulas para ser sacrificados en honor de Bari Gog. Antes de que sean decapitados por la Bruja Blanca y sus hombres-gorila, Kalimán, desde el ojo de la estatua de Bari Gog usa su ventriloquía para impedir el asesinato. Sólo logra aplazar el sacrificio unos instantes, la Bruja Blanca está empeñada en llevar a cabo el sacrificio. Kalimán decide entonces salir de la estatua, trepar hasta un risco que hay al lado y derrumbar la estatua de Bari Gog. Viendo la estatua de su dios derrumbarse los hombres-gorila y la Bruja Blanca huyen despavoridos, y Kalimán logra liberar a sus tres amigos. Luego encuentran a Yulma y la rescatan también. Desde la distancia y por separado tanto la Bruja Blanca como Tac Tac descubren que Kalimán sigue vivo. La destrucción de la estatua de Bari Gog es un gran sacrilegio, y la Bruja Blanca decide matar a Kalimán.

Kalimán intenta entonces encontrar la mina de diamantes, para que Yulma pueda devolver el diamante de su padre y el alma de Abum-Ramín pueda descansar en paz. Cuando Galeno descubre un cementerio de caballeros cruzados en los sótanos de uno de los templos budistas, Kalimán recuerda el libro que vio leer al viejo Guk. Decide ir a buscar ese libro con la esperanza de encontrar alguna pista que lo lleve a la mina. Yambo se queda en la parte baja del templo vigilando, y Kalimán y sus amigos suben al sitio donde Kalimán vio a Guk leer el libro. Lo encuentran, y Kalimán lee la historia de la Bruja Blanca escrita por un árabe que la crió. Entre líneas Kalimán cree comprender que la Bruja Blanca llegó al África como niña de cinco años a bordo de un avión que se estrelló. Un grupo de gorilas la adoptó como hija del sol, y desde ese momento se convirtió en su reina banca, Shiba Tak, que en el dialecto de los gorilas quiere decir Bruja Blanca. Creciendo entre ellos, la Bruja Blanca logró imponer su inteligencia y llegó a civilizar a los hombres-gorila.

Mientras Kalimán y sus amigos están ocupados leyendo el libro de Guk, la Bruja Blanca y Moloc deciden atacar a Kalimán para matarlo. Las huestes de Moloc atacan a Yambo, quien queda sin sentido, pero al subir a la habitación donde está Kalimán la encuentran vacía. Kalimán entonces ataca por sorpresa a Moloc y lo captura. Sale con él atrapado, y le ordena a la Bruja Blanca que venga a hablar con él. La Bruja Blanca acepta, y Kalimán le dice que viene a buscar las minas de diamantes para devolver el diamante de Abum-Ramín. A pesar de insistentes advertencias de Guk en relación a que el hombre blanco enloquece a la vista de lo que el llama estrellas de montaña, la Bruja Blanca decide llevar a Kalimán y sus amigos a la mina, a la entrada de la cual encuentran una estatua de Wana Gog, el árabe que crió a la Bruja Blanca. Extrañamente la cabeza del sarcófago es la de un hombre-gorila, no la de un humano. Kalimán y sus amigos entran a unas grutas subterráneas y la Bruja Blanca tapona la entrada, dejándolos a todos prisioneros.

Esa noche, mientras Kalimán y sus amigos deambulan por las cuevas subterráneas buscando la entrada de la mina, Tac Tac y sus hombres llegan al templo budista de los hombres-gorila. La Bruja Blanca decide investigar lo que hace Kalimán en las cuevas, y entra en ellas por un camino secreto. Tac Tac deja a sus hombres escondidos en el templo y la sigue, pero se queda esperando afuera de las cavernas esperando a que ella salga para capturarla. En las cuevas, Solín encuentra un cadáver con un diamante en bruto en las manos, y grupo de hombres casi ciegos que subsisten comiendo raíces y que están cubiertos de fango; son africanos que buscando las minas de diamantes se han perdido en los laberintos de cuevas subterráneas. Para no cansar a sus amigos innecesariamente, Kalimán decide proseguir la investigación de las cuevas solo. Encuentra el sarcófago de Wana Gog, y por medio de percepción extrasensorial descubre su historia: fue testigo de la llegada de la Bruja Blanca donde los hombres-gorila, y capturado le enseñó a ella a hablar, leer y escribir y a los gorilas a esgrimir armas. Sin embargo hay dos misterios en torno al cadáver de Wana Gog. Primero, está momificado. Ya Kalimán sabe que Wana Gog no murió hace demasiado tiempo, pues vio crecer a la Bruja Blanca. Y segundo, el cadáver no es el de un humano, sino el de un hombre-gorila.

En el templo budista, Moloc descubre a los guerreros tutsi que ha traído Tac Tac y los masacra; Tac Tac se ha quedado solo. Siguiendo unas huellas, Kalimán descubre la entrada secreta a las minas de diamantes, siempre vigilado por la Bruja Blanca. Se internan por las cavernas y la Bruja Blanca causa un derrumbe para evitar que ellos prosigan. Kalimán y sus amigos sobreviven y continúan la marcha, encontrando eventualmente la mina de diamantes. Sin embargo pronto notan que sus caras se están llenando de arrugas; hay algo en el aire de las cuevas que causa la momificación de sus pieles. Yulma deposita el diamante de su padre entre los miles de otros que hay esparcidos por las minas, y el grupo de amigos inicia el camino de regreso.

La Bruja Blanca sale de las cavernas subterráneas por el pasadizo por el que entró, y a la entrada es capturada por Tac Tac y llevada como prisionera al templo budista. Inicialmente los hombres-gorila quieren liberarla por la fuerza, pero Tac Tac mata a muchos de ellos con sus armas. Para impedir que Tac Tac asesine a más de sus súbditos, la Bruja Blanca accede a las órdenes del cazador y ordena a los hombres-gorila recoger un cargamento de diamantes. Moloc intenta rescatar a su reina, pero es vencido y Guk lo convence de seguirle el juego a Tac Tac hasta que este se confíe y puedan matarlo. La Bruja Blanca prepara entonces un brebaje que le da a Tac Tac con su comida, y éste se convierte en un hombre-gorila.

Solín, Galeno, Yulma y Yambo están a punto de morir de fatiga y a causa del efecto momificador del aire de la mina de diamantes, y Kalimán decide causar un derrumbe para intentar producir una salida al exterior. Lo logra, y él y sus amigos logran salir del sistema de cavernas.

Tac Tac no se da cuenta inmediatamente de su transformación y decide llevarse a la Bruja Blanca como prisionera a la civilización y ordenar a hombres-gorila que carguen con el cargamento de diamantes. Los hombres-gorila, asustados por la nueva apariencia de Tac Tac rehusan y huyen hacia la selva, y Tac Tac mata a muchos de ellos. Así Tac Tac se entera de su nueva apariencia y amenaza a la Bruja Blanca para que le diga como preparar un contrabrebaje. Kalimán interviene habiendo dejado a sus amigos a salvo en lo alto de un risco, y Tac Tac, asustado, huye hacia la selva llevándose a su prisionera. Moloc lo persigue, y cuando Tac Tac se dispone a matar a la Bruja Blanca se enfrenta a él. Durante la pelea, Tac Tac hiere de muerte a Moloc con el disparo de un rifle que lleva escondido en su pata de palo. La Bruja Blanca se libra de sus ataduras y se enfrenta a Tac Tac. Kalimán llega entonces a ayudarla, pero Tac Tac está fuertemente armado y los dos llevan las de perder. Antes de que Tac Tac logre matar a Kalimán y a la Bruja Blanca, Moloc, muy malherido, lanza su machete contra la espalda de Tac Tac, matándolo. Después de su muerte, las facciones de Tac Tac retornan a la normalidad. Moloc muere también.

Guk mientras tanto reúne a un grupo de hombres-gorila y encuentra a Solín, Galeno, Yambo y Yulma, capturándolos. La Bruja Blanca ofrece su amistad a Kalimán a cambio de que se quede a vivir con ellos. Kalimán rehusa, y la Bruja Blanca regresa furiosa y desilusionada a su ciudad. Cuando regresa al templo budista ordena sacrificar a Solín, Galeno, Yambo y Yulma. Kalimán llega a impedirlo, y la Bruja Blanca vuelve a ofrecerle la vida de sus amigos y el cargamento de diamantes a cambio de que él se quede. Kalimán vuelve a rehusar y la Bruja Blanca ordena a muchos hombres gorilas atacarlo y matarlo. Usando hipnotismo colectivo Kalimán logra escapar de los hombres-gorila y llega hasta el sitio donde está la Bruja Blanca. Le propone que vaya con él a la civilización, y sorpresivamente ella acepta. Los cuatro amigos de Kalimán son entonces puestos en libertad.

Guk mientras tanto, temeroso de que Kalimán vaya a atacar a su reina corre hacia la selva y hace sonar un gong para llamar al gorila gigante Bari Gog: la Bruja Blanca se dispone a abandonar la ciudad y Guk hace todo lo posible por impedirlo. Vuelve a atacar a Kalimán ayudado por numerosos hombres-gorila, pero la pelea es interrumpida con la llegada de Bari Gog, quien furioso destroza la ciudad de los gorilas. Para impedir más muerte y destrucción, la Bruja Blanca decide entregarse a Bari Gog, y este se la lleva de regreso a la selva. Kalimán y sus amigos deciden regresar a la civilización sin rescatar a la Bruja Blanca.

EPISODIOSEditar

  • 563-633 (1976) y 1332-1348 (1976, inconclusa) en México
  • 553-623 en Colombia (1986)
  • 216-278 en México (reedición, 2003)

CREADORESEditar

  • Original de
    • Rafael Navarro Huerta
    • Modesto Vázquez González
  • Guionista
    • Héctor González Dueñas (Víctor Fox)
  • Dibujo:
    • Cristóbal Velázquez (Crisvel)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar