FANDOM


Este artículo La Araña Negra: la Radionovela es solamente un esbozo. Necesita más contenido para considerarse completo.


R11 LA ARAÑA NEGRA

PERSONAJESEditar

  • Narrador (Isidro Olace)

LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICAEditar

  • Tánger, Marruecos
  • Kimberley
  • Desierto Argelino
  • Adrar, Argelia

Las minas de oro y diamantes de Kimberley en la realidad no están localizadas en "el corazón del África" como se asegura en la aventura, sino mucho más al sur, en Suráfrica.

ARGUMENTOEditar

Kalimán y Solín llegan por barco a Tánger, Marruecos atendiendo la invitación de un antiguo amigo de Kalimán llamado Lord Ferrison. En el muelle son recibidos por su hija Brenda y su guardaespaldas, un gigantesco luchador de sumo japonés llamado Tatake que inmediatamente desarrolla una profunda antipatía contra Kalimán y especialmente Solín, a quien considera una sabandija. Cuando llegan a la mansión de Ferrison, este revela que una bolsa de sus diamantes ha sido robada mientras era transportada en avioneta de las minas de Kimberley a Marruecos. Nadie se explica lo sucedido: los pilotos, de confianza, dicen no haber visto nada, la bolsa simplemente no estaba en el avión cuando llegó a Tanger. Kalimán sospecha que los diamantes pueden haber sido lanzados al exterior del avión durante el vuelo, cuando pasaban por un sitio determinado, y por eso se interesa mucho en un mapa de la ruta de vuelo que descubre está marcado con una cruz en un lugar del desierto de Argelia llamado Adrar. Muy a sorpresa de Kalimán Ferrison no parece estar demasiado preocupado por el robo, pues los diamantes están asegurados y él mismo no perderá dinero, pero Kalimán insiste en continuar con la investigación.

Brenda Ferrison está my interesada en Kalimán, pero es una chiquilla caprichosa y frívola que en varias ocasiones causa problemas a Kalimán: le ordena por ejemplo a uno de sus criados que con un grupo de amigos ataque a Kalimán, simplemente para verlo pelear, y en otra ocasión pone una barracuda en su piscina para que Kalimán la salve. También simula ser secuestrada solamente para atraer a Kalimán a su lado, pero en esa ocasión la distracción le da la oportunidad a una persona desconocida de entrar a la habitación de Kalimán y robar el mapa marcado. Días después Kalimán encuentra el mapa en la oficina de Ferrison, quien asegura simplemente haberlo encontrado allí.

Kalimán decide viajar a Kimberley y hacerse pasar por uno de los pilotos de la compañía para efectuar el vuelo de vuelta, su esperanza es que el piloto sea el culpable del robo y él pueda descubrirlo. Acompañado por Solín vuela a Kimberley, pero durante el vuelo descubre una bomba en su maletín que solo puede desactivar en el último segundo. A su llegada a Kimberley, Kalimán se entrevista con el señor Murphy, el gerente de operaciones de la mina, y le entrega una carta de Lord Ferrison que explica sus planes: reemplazará al Capitán Douglas, el copiloto del avión, y viajará junto al capitán Bryson, el piloto de la aeronave, de vuelta a Tánger. Solín irá escondido en una cesta de mimbre que esconderán en el compartimiento de equipajes del avión.

Bryson y Douglas resultan ser efectivamente los ladrones de los diamantes, y muy a disgusto tienen que aceptar las órdenes de Murphy; con esto Douglas se queda en tierra en Kimberley cuando la avioneta cargada con un nuevo envío de diamantes despega hacia Tánger. Pasadas varias horas de vuelo, cuando la avioneta se encuentra sobrevolando el desierto argelino, Bryson le ordena a Kalimán ponerse la mascarilla de oxígeno y a través de ésta lo narcotiza con éter. Poniendo a funcionar el piloto automático del avión, Bryson se dirige entonces al compartimiento de equipajes, donde observado por Solín desde su escondite, amarra la bolsa con los diamantes a las patas de un gigantesco buitre que llevan escondido en una de las cajas de equipaje. Luego abre una puerta y deja escapar al buitre, quien inicia su vuelo hacia la superficie del desierto. Bryson entonces descubre a Solín y decide lanzarlo fuera del avión, pero Kalimán, quien ha estado fingiendo estar narcotizado todo este tiempo, irrumpe en la escena y se lanza contra Bryson. Durante el forcejeo que sobreviene, Bryson se acerca demasiado a la puerta del avión que ha quedado mal cerrada, tropieza y termina abriéndola. La corriente de aire que se forma entonces succiona a Bryson hacia el exterior, quien cae hacia su muerte. Kalimán retoma los controles de la avioneta y decide perseguir el buitre para saber quién más está involucrado en el robo.

En el desierto bajo el avión, dos argelinos llamados Jazil y Berur hacen sonar un tambor que atrae el buitre con los diamantes hacia ellos. Escudriñando hacia el cielo, sin embargo, no solo ven el buitre, sino que también ven caer a Bryson y descubren que la avioneta ha cambiado de rumbo y viene hacia ellos. Berur sin embargo es un criador de buitres, y por medio de su tambor hace volar una bandada de centenares de animales que se lanzan contra la avioneta. Muchos de los animales son muertos por las hélices del avión, pero causan daños catastróficos sobre el aparato que cae en picada hacia el desierto. Kalimán logra controlar la caída, pero termina estrellándose contra la arena del desierto. Jazil y Berur observan de lejos el accidente y convencidos de que los tripulantes de la avioneta han muerto inician su camino de regreso a Tánger montados en dos caballos.

Kalimán y Solín sobreviven el accidente, y Kalimán pronto descubre las huellas de los dos árabes que viera desde el aire. Procede a seguirlos a marchas forzadas, y mientras los dos árabes pasan la noche en un oasis sin sospechar ser perseguidos, Kalimán y Solín logran alcanzarlos. Sabiendo que ellos no los conocen y esperando averiguar más sobre el destino final que llevan los diamantes Kalimán decide no atacarlos sino que eles ofrece continuar con ellos su camino, alardeando mucho de la gran cantidad de dinero que lleva. Esto despierta la codicia de Jazil, quien no solo le vende a Kalimán uno de sus caballos por un precio desorbitado sino que acepta ir con él y con Solín hasta la población argelina de Adrar, la próxima etapa de su camino. En realidad los planes de Jazil son muy distintos, y en un lugar alejado del desierto hace sonar un cuerno que atrae a centenares de beduinos argelinos hacia ellos. Cuando se ven rodeados, Jazil le roba a Kalimán su dinero, su daga y su esmeralda, y entrevistándose con el jefe de los beduinos, un hombre llamado Julbé, le vende a Kalimán y a Solín como esclavos por unas pocas monedas de oro. Luego, Jazil y Berur continúan su camino hacia Adrar.

Esa noche Kalimán rompe sus ligaduras y libera a Solín. Luego finge estar enfermo para atraer la atención de los beduinos, mientras Solín procede a desajustar los cinchos de las sillas de montar de los caballos de todos los beduinos. Cuando Julbé mismo llega junto a Kalimán, este revela que no está enfermo, y le dá a él y a varios de sus esbirros una gigantesca paliza. Justo cuando está a punto de ser vencido por la superioridad numérica de sus enemigos, Solín aparece con dos caballos y los dos amigos huyen hacia el desierto. Los beduinos intentan seguirlos, pero cuando intentan montar en sus propios caballos encuentran todas las sillas de montar desajustadas y caen al suelo por decenas.

Mientras tanto, en Kimberley, el capitán Douglas, el hombre que se suponía iba a ser el copiloto del avión en el que viajaron Bryson, Kalimán y Solín, decide informar de todo lo ocurrido a Mister X, el jefe máximo de la organización criminal a la que pertenece. Para esto utiliza un radioteléfono, pero el señor Murphy, el gerente de la mina, escucha la conversación y así descubre que Douglas es un delincuente. Decide entregar al criminal a la policía, pero Douglas resulta estar armado. A pesar de eso Murphy intenta someterlo; sobreviene un forcejeo, y el arma se dispara hiriendo a Douglas de muerte. Murphy, muy preocupado, decide entonces enviar a un grupo de hombres de la compañía a Adrar a investigar los restos del avión para tratar de esclarecer lo sucedido, y luego vuela él mismo a Tánger para entrevistarse personalmente con Lord Ferrison e informarlo de lo que sabe.

Al llegar a Adrar, Kalimán tiene problemas para encontrar a Jazil y a Berur, así que decide utilizar un truco para atraerlos hacia él: aparentando ser un anciano enclenque, ofrece una bolsa de oro (que en realidad es un saco con piedras) a quien logre derrotarlo en una pelea. El ambicioso Jazil, creyendo que podrá hacerse fácilmente con el oro, acepta el reto pero recibe una paliza y no solo no obtiene el oro que quiere sino que pierde el dinero y las pertenencias que le robara a Kalimán, incluída la esmeralda, que apuesta estúpidamente. Una vez Jazil y Berur se alejan derrotados, Kalimán los sigue de cerca, y así es testigo de cuando un misterioso hombre vestido de blanco se acerca a ellos, menciona que es un aliado de Mister X y les ordena seguirlo. Kalimán y Solín persiguen a los tres árabes hasta un automóvil, y subidos en el guardachoques trasero los persiguen hasta llegar a lo que Kalimán pronto descubre es un aeródromo camuflado en el desierto. Cuando Kalimán se da cuenta que el hombre de blanco va a embarcar a Jazil y a Berur en una avioneta parqueada ahí cerca, le ordena a Solín adelantársele a los árabes y subir a la avioneta protegido por la oscuridad de la noche. Kalimán mismo logra atacar al hombre de blanco con un dardo somnífero en un momento en el que Jazil y Berur están distraídos, y haciéndose pasar por él inicia el vuelo en la avioneta una vez Jazil y Berur suben. Solamente una vez que están en pleno vuelo Kalimán revela su identidad y Solín sale de su escondite.

Sobre el tablero de mando de la avioneta hay un mapa con una ruta de vuelo trazada, y así Kalimán descubre que el plan del hombre de blanco, un árabe llamado Alí Fazad, era llevar a Jazil y a Berur a Tánger, a una barcaza en el mar que hace las veces de portaaviones. Si bien los dos ladrones intentan varias veces apoderarse de la situación durante el vuelo, Kalimán siempre logra vencerlos y conduce la avioneta hacia Tánger mientras los dos árabes se van sumiendo más y más en la desesperación sabiendo que Mister X se considerará traicionado cuando descubra que llevan a Kalimán hacia él; una traición a su jefe sólo se paga con una muerte espantosa. Cuando después de varias horas de vuelo Solín intenta despertar a los dos árabes, descubre horrorizado que los dos se han suicidado tomando cápsulas con veneno: evidentemente prefieren morir que hacerle frente a la furia de su jefe, Mister X.

Kalimán y Solín apenas tienen el combustible justo para llegar a Tánger, pero antes de caer descubren la barcaza y logran aterrizar en ella ayudados por un cable de acero que impide que la avioneta caiga al mar intentando aterrizar. Esconden los cuerpos de Jazil y Berur, y utilizando sus ropas se hacen pasar por ellos ante los pistoleros que los reciben, principalmente un hombre llamado Farak que a pesar de sus dudas al descubrir la edad de quien cree es Berur, Solín en realidad, termina llevándolos en una lancha a los muelles de Tánger. Allí la pequeña comitiva tiene la desgracia de encontrarse con Brenda Ferrison, quien saluda a Kalimán efusivamente; Kalimán sin embargo finge no conocerla y la muchacha se marcha muy enfadada. A pesar de estos incidentes, Farak lleva a quien cree son Jazil y Berur a la guarida de Mister X, y en el sótano de una casa vetusta en las afueras de la ciudad Kalimán conoce por fin a su enemigo, aunque no logra ver ni su cara ni sus ropas por llevar él una capucha roja y estar envuelto en una capa negra. Mister X no habla tampoco, sino que dicta sus órdenes escribiendo mensajes que Farak le lee a Kalimán.

Antes de que Kalimán le entregue a Mister X los diamantes robados, Farak recibe por teléfono la noticia de que los cadáveres de los verdaderos Jazil y Berur han sido encontrados, y con esto la jugarreta de Kalimán se ve descubierta. Kalimán logra asestarle a Farak un puñetazo que lo deja sin sentido y luego tiene que abalanzarse contra otros tres pistoleros que disparan sus armas sobre él y Solín. Durante el tiroteo Mister X escapa por un túnel secreto, aunque no sin antes tratar de asesinar a Kalimán con un cuchillo. Ocupado en vencer a los pistoleros, Kalimán no puede impedir la fuga de Mister X, y cuando luego se lanza en su persecución también los pistoleros que había dejado fuera de combate, incluyendo a Farak, logran huir. Al final, Kalimán solo logra obtener dos pistas acerca de la identidad de Mister X: la nota que escribió de su puño y letra para dar las órdenes, y el cuchillo que lanzara.

Kalimán regresa a la mansión de Lord Ferrison, y explicándole a Brenda lo sucedido hace las paces con ella. Durante la conversación con la muchacha le muestra el cuchillo de Mister X, y ella inmediatamente lo reconoce como un cuchillo que ella misma descubrió que faltaba de la colección de Lord Ferrison, lo que sorprende grandemente a Kalimán. Luego, Kalimán y Solín se dirigen al estudio de Lord Ferrison con intención de saludarlo, y allí encuentran a un detective enviado por la compañía desde Londres, un tal capitán Harry Locker que le hace entender a Ferrison que está en problemas por haber ordenado el traslado de un segundo envío de diamantes antes de haber esclarecido el primer robo. Los dos hombres se alegran grandemente cuando Kalimán les entrega la bolsa de diamantes que creían desaparecida en el segundo robo, y cuando Kalimán les relata sus aventuras en Argelia y en la casa de Tánger donde conoció a Mister X, Locker le pide hacerle un dibujo de la cara de Farak: él mismo se dedicará a encontrarlo para que los guíe hacia el criminal.

Cuando Locker se marcha, Ferrison intenta convencer a Kalimán de que deje de buscar a Mister X, está preocupado por su vida y considera que Locker y la policía serán suficientes para encontrar al criminal. Kalimán obviamente se rehusa a los deseos de Ferrison, pero su actitud despierta las sospechas de Solín, quien considera que Ferrison mismo pudiera ser Mister X. Esta hipótesis de Solín es refutada por Kalimán cuando le muestra al niño una serie de cartas sobre el escritorio de Ferrison escritas de su puño y letra: la escritura de las cartas no se parece en nada a la de la nota escrita por Mister X. Las sospechas de Solín recaen entonces en Tatake y en Brenda Ferrison, pero Kalimán señala que ninguno de los dos tiene el tipo de cuerpo que vieron que Mister X tenía: Tatake es demasiado grande, y Brenda demasiado pequeña.

Kalimán se dirige entonces a la armería de Ferrison, y allí descubre sin dificultad el grupo de cuchillos que Brenda mencionara: el cuchillo que Mister X utilizó para atacarlo pertenece a una serie en la armería de Ferrison a la que le falta un cuchillo. Luego Kalimán descubre una diminuta estatua de la diosa Kali, pero cuando la levanta para examinarla mas de cerca una puerta secreta se abre. Curioso, Kalimán entra a un túnel que conduce a una bóveda secreta, pero allí se encuentra con Tatake, que amenaza con matarlo. Lord Ferrison irrumpe entonces en la escena e impide que Tatake ataque a Kalimán, y le explica entonces a su amigo que la bóveda donde se encuentran es el sitio donde la compañía almacena sus diamantes en Tánger. El sitio está extremadamente bien protegido y contiene una serie de alarmas y trampas para evitar que los diamantes que están ahí puedan ser robados.

NÚMERO DE EPISODIOSEditar

102

BITÁCORAEditar

Los episodios de las radionovelas de Kalimán no fueron numerados originalmente. Si te interesa saber el número de un episodio en particular de la radionovela, puedes comparar la primera frase del episodio que te interesa con la bitácora que reproducimos aquí.

CREADORESEditar

  • Original de
    • Rafael Navarro Huerta
    • Modesto Vázquez González
  • Libreto
    • Héctor González Dueñas (Víctor Fox)

La Araña Negra

Protagonizada por Luis Manuel Pelayo como Kalimàn y Carmen Manzano. Luis de Alba como Solìn.

Escrita por Victor Fox, en adaptación de la obra original de R. Navarro y M. Vázquez

Sinopsis

Teniendo como escenario las ciudades de Tánger y Casablanca, Kaliman vive una espectacular aventura. Él y Solín, son invitados por Lord Ferrison, director de una compañia exportadora de brillantes.

Brenda, su hija, se enamora de Kaliman, pero ante su indiferencia lo expone a constantes peligros. Lord Ferrison, sufre el robo de un cargamento de diamantes y Kaliman se ofrece investigar el robo ante la negativa de Lord Ferrinson.

Así, Kaliman se hace pasar por piloto, convence al dueño de la aerolina de suspender a uno de los pilotos y se embarca en la avioneta que realizará el vuelo con el cargamento de diamantes, descubiendo que los pilotos son complices del robo y que utilizando un buitre amaestrado entregaban los diamantes en medio del desierto a unos árabes llamados Abur y Hasir, el piloto muere al ser succionado por el viento cuando Kaliman descubre como realizaba la entrega de los diamantes, luego se lanza en la persecusión del buitre que tiene en su poder los diamantes, los árabes descubren que algo está mal y uno de ellos suelta varios buitres que hacen que la avioneta pierda el control y estrellandose, Kaliman y Solín logran a salir ilesos y siguen a los árabes a través del desierto, quienes le guían hasta su complice, un hombre vestido de blanco que hace los preparativos para llevar de vuelta los diamantes a Tánger en una avioneta, Kaliman lanza un dardo somnífero al hombre vestido de blanco y luego se haca pasar por dicho hombre, a continuación se embarca la avioneta junto con los árabes, los cuales lo descubren pero logra dominarlos y a la vez capturalos, al llegar a Tánger, los árabes se han suicidado y Kaliman junto con Solín se hacen pasar por los árabes y conocen a otro árabe llamado Farak, este a su vez los conduce a su jefe, un misterioso hombre cubierto con una máscara roja, cerebro de los audaces robos y conocido como Mr. X.

La vida de Kalimán peligra constantemente, ya que Mr. X contrata a la Araña Negra para que maté a Kaliman, este le tiende varia trampas y cree haberlo vencido varias veces, a la vez la Araña Negra descubre que Lord Ferrison es Mr. X y lo extorsiona. Ferrinson decide eliminar tanto a Kaliman como al asesino, pero falla, por lo que finalmente se delata sin darse cuenta ante Kaliman.

Ferrison se da cuenta de que Kaliman sabe su doble personalidad, por lo que nuevamente persuade a la Araña Negra para que asesine a Kaliman ofreciendole los diamantes que guarda en su poder, con lo que traza un plan para aprisionar a Kaliman y Solín en la bobeda de la mansión donde tiene los diamantes y que el asesino profesional se encargue de asesinar a Kaliman, pero el plan es que Ferrison a dinamitar la bobeda y cuando la Araña Negra llegue a la bobeda active el mecanismo de la explosión al abrir una de las cajas de los diamantes y muera junto con Kaliman y el muchacho.

Ya en la bobeda Kaliman finje estar narcotizado y ante el asombro de Ferrison este ordena a Tatake matar a Kaliman, este lo derrota facilmente pero en ese momento Brenda Ferrison amenza a Kaliman con una pistola, revelenado que la hija de Ferrison murio hace años y que ella es en realidad su segunda esposa. Kaliman y Solín quedan aprisionados en la bobeda y es cuando la Araña Negra llega para cumplir el trato, Kaliman convence a la Araña Negra de que obligue a Ferrison a abrir una de las cajas con lo que la bobeda explota muriendo Ferrison y el asesino, cuando la policia llega arrestan a Brenda y a Tatake y Kaliman cuenta lo sucedido.

Al día siguiente Kaliman se embarca en un transatlantico dejando Tánger y recibe un telegrama donde descubre que es de la Araña Negra que ha sobrevivido a la explosión y puede ver a lo lejos en el muelle la silueta del asesiono vestido con una capa negra y un sombrero de ancha ala que impide ver su rostro y con la mano alzada despidiendose coordialmente.