FANDOM


24 EL TRIANGULO DE LA MUERTE


PERSONAJESEditar

LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICAEditar

  • Londres, Inglaterra
  • Estambul, Turquía
  • una isla del mar Caribe
  • la Costa Azul, Francia
  • Mar Egeo
  • Gibraltar
  • Tánger, Marruecos

ARGUMENTOEditar

En un lugar secreto de Londres se realiza una reunión de los miembros principales de la secta del "Triángulo de la Muerte", una organización criminal liderada por un extraño personaje que cubre su rostro con una máscara y se hace llamar Mister X. El objetivo principal de la reunión es discutir la más reciente orden de Mister X: todos los miembros de la organización deberán intentar asesinar a Kalimán, un hombre que se ha convertido en un obstáculo peligroso para los planes de la secta de dominar el mundo. Kalimán y Solín no se encuentran en Londres sino en Estambul, Turquía, e inmediatamente después que la orden ha sido dada a conocer son atacados por un camión que se lanza contra ellos para arrollarlos. Kalimán logra evadir el peligro y el camión se choca aparatosamente. El conductor muere en el acto, y cuando Kalimán lo examina descubre un tatuaje triangular en su antebrazo, una marca que ya conoce y que identifica a los miembros del "Triángulo de la Muerte". Mientras tanto, en Londres Mister X decide contratar al asesino profesional más peligroso y efectivo del mundo, un mercenario al que Kalimán conoce bien, la Araña Negra, y lo llama por teléfono a su escondite en una isla del Caribe. Inicialmente la Araña Negra se rehusa a trabajar para Mister X, pero cuando se entera de que lo que se le pide es asesinar a su antiguo enemigo Kalimán termina aceptando gustoso.

Cuando Kalimán y Solín regresan a su hotel después de entrevistarse con la policía acerca del atentado encuentran a una extraña mujer escondida en su cuarto que los amenaza con un arma. Dice ser la princesa Mei-Li, junto con su hermano Tao-Li la última descendiente de la dinastía del emperador chino Chau-Li-Po, y cuando Kalimán pone en duda su habilidad para manejar un arma de fuego ella le demuestra que tiene una excelente puntería. Sin embargo no está interesada en enfrentarse a Kalimán y pronto guarda su arma. La única razón de su visita es pedir ayuda a Kalimán, aunque no quiere dar detalles de lo que sucede por temor a ser escuchada por oídos indiscretos. En vez de eso le entrega a Kalimán un extraño anillo en forma de serpiente con el que dice podrá entrar a su palacio esa noche a las 10. Cuando la princesa se va, Kalimán explica a Solín que anillos de ese tipo eran regalados por los funcionarios del emperador Chau-Li-Po a personas que habían sido condenadas a morir.

En la isla del Caribe, la Araña Negra decide visitar a un antiguo conocido, un hombre pequeño y enclenque pero extremadamente inteligente llamado el Doctor Tamaro. Su plan es comprarle algunos de sus inventos para utilizarlos contra Kalimán, pero Tamaro se rehusa a vendérselos arguyendo que él es un científico, no un vulgar comerciante de armas. Sin embargo cuando Tamaro se entera de que el objetivo de la Araña Negra es asesinar al famoso Kalimán, le propone entusiasmado una alianza: él mismo lo acompañará en su misión, pues asesinar al famoso Kalimán le dará una gran satisfacción. Para demostrar su utilidad le muestra un arma para atacar a Kalimán: una simple esfera negra, aparentemente inofensiva. Llama a uno de sus criados, un joven nativo que intrigado por la esfera intenta levantarla e inmediatamente es fulminado por una descarga eléctrica de muchos miles de voltios que lo carbonizan inmediatamente. La Araña Negra, impresionado con la astucia y sangre fría del científico consiente a la alianza.

Esa noche Kalimán y Solín van a casa de la princesa Mei-Li, pero inmediatamente muestran el anillo en forma de serpiente a uno de los criados de la casa, éste le ordena a dos karatekas lanzarse contra ellos. Kalimán logra vencerlos, y cuando se torna contra el criado él prefiere escapar gritando que solamente obedecía órdenes. Cuando Kalimán intenta perseguirlo encuentra a la princesa vigilándolos oculta tras unos cortinajes; efectivamente fue ella quien dio la órden de atacarlo porque según dice tenía que estar segura de que se trataba del verdadero Kalimán. Kalimán acepta esa explicación, y mientras Mei-Li los conduce a él y a Solín a otra habitación, el criado les ordena a tres matones más que los vigilen de cerca. Los malhechores trepan al techo del palacio, y ocultos sobre una viga escuchan toda la conversación de la princesa con Kalimán. Ella vuelve a pedir ayuda a Kalimán diciendo que teme por su vida y que desconfía de todos, aún de sus propios criados. Cuando Kalimán se dispone a beber una taza de té, descubre a los malhechores escondidos en el el techo reflejados en el líquido que quiere beber. Los tres hombres, descubiertos, se lanzan contra él armados de cuchillos y con intenciones obvias de matarlo. Kalimán logra vencerlos, pero no puede impedir que huyan por una azotea. Mei-Li, aparentemente aterrorizada, le asegura que ella no tuvo que ver nada con el ataque, y Kalimán se torna contra una pared falsa tras la que encuentra al criado que lo recibió más temprano esa noche. Cuando Kalimán se apresta a capturarlo para interrogarlo, el hombre saca un frasco de veneno de sus vestiduras y lo bebe sin dudar, muriendo inmediatamente. Mei-Li, aparentemente presa de un ataque de nervios le ruega a Kalimán que se vaya, al otro día volverá a contactarlo. Kalimán accede a partir, pero mientras se aleja la princesa lo observa tranquila desde su ventana.

Mister X vuela desde Londres a la Costa Azul, Francia, y la Araña Negra desde el Caribe. Se encuentran en una lujosa mansión propiedad de Mister X en lo alto de un risco, y el jefe del "Triángulo de la Muerte" le ofrece a la Araña Negra un millón de dólares por el cadáver de Kalimán. Sin embargo pone dos condiciones: el asesinato debe llevarse a cabo antes de un mes, y si la Araña Negra fracasa será eliminado. La Araña Negra acepta el trato, pero estando tan cerca de Mister X decide intentar mirarle el rostro. Mister X no está dispuesto a eso y oprime un botón de su sillón que abre una trampa bajo los pies de la Araña Negra, quien cae por un angosto túnel que desemboca en el exterior de la casa. Allí un grupo de matones escoltan al malhechor hasta su avión, quien no tiene más remedio que regresar al Caribe.

En Estambul un mensajero llega a la residencia de Kalimán con un mensaje de la princesa Mei-Li quien quiere verlo y ha mandado un carro a recogerlos a él y a Solín. Sin embargo, a medio trayecto el chofer del carro activa un dispositivo que aisla la parte trasera del vehículo de los asientos del frente y activa un dispositivo que llena la parte posterior del carro con un gas venenoso. Kalimán no consigue abrir las portezuelas del vehículo, y mientras Solín pierde el sentido descubre que se alejan de la ciudad. Kalimán decide aparentar perder el sentido también y permite ser llevado a una casona en las afueras de Estambul, un escondite del "Triángulo de la Muerte". Allí los dos prisioneros son sacados del carro, pero cuando un grupo de matones se dispone a rematarlos Kalimán 'regresa a la vida' y los ataca ferozmente. Pronto descubre que se encuentra en severa desventaja numérica y opta por escapar llevando en brazos al desmayado Solín. Logra llegar a una carretera, donde para su sorpresa descubre a la princesa Mei-Li quien se aproxima en un vehículo y le ofrece ayudarlo a escapar. Kalimán acepta, y cuando le pregunta a la mujer qué hacía allí, ella responde que supo que un grupo de criminales se quería hacer pasar por enviados de ella y decidió intervenir. Kalimán se muestra escéptico con la explicación pero decide callar, y la princesa Mei-Li los lleva a él y a Solín de vuelta a su hotel.

Cuando la Araña Negra regresa al Caribe, Tamaro le informa que sus contactos han sabido localizar a Kalimán en Estambul. La Araña Negra le revela que Mister X le ha ofrecido un millón de dólares por el cadáver de Kalimán, y aunque se dispone a traicionar a su compañero eventualmente le promete que dividirá la recompensa con él. Para su sorpresa Tamaro replica que no está interesado en el dinero, él solamente quiere el cadáver de Kalimán para examinar su mente prodigiosa y hacer experimentos con él. La Araña Negra, divertido, acepta el trato, y poco después los dos hombres abordan un avión con destino a Estambul.

El "Triángulo de la Muerte" vuelve a atacar a Kalimán, esta vez dejando en libertad a un grupo de serpientes venenosas que atraídas por el olor de sándalo que despiden la habitación y las ropas de Kalimán van hacia él dispuestas a atacarlo. Kalimán descubre a tiempo el peligro y logra neutralizar las serpientes depositándolas en una vasija de barro, y cuando los malhechores que las soltaron se acercan para examinar los resultados del atentado descubren a las serpientes vivas y furiosas, y a un Kalimán que los amenaza para que delaten a sus jefes. Uno de los malhechores es muerto por una de las serpientes. El otro se suicida bebiendo veneno, y Kalimán no tiene más remedio que avisar de las dos muertes a la policía. El jefe de la policía de Estambul va personalmente al hotel de Kalimán para entrevistarse con él e implorarle que abandone la ciudad o acepte protección policial. Kalimán rehusa las dos opciones, diciendo que aceptará el reto de enfrentarse al "Triángulo de la Muerte". Cuando el inspector turco se aleja, en su vehículo revela un tatuaje triangular en su muñeca derecha: también él es un agente del "Triángulo de la Muerte".

Igualmente lo es la princesa Mei-Li, quien recibe en su palacio a dos visitantes importantes: la Araña Negra y el Doctor Tamaro, ambos recién llegados a Estambul. Mei-Li les explica que le ha hecho creer a Kalimán que necesita de su ayuda para tenerlo cerca y poder atacarlo, y la Araña Negra, complacido, le responde que su ayuda le será de gran utilidad. El Doctor Tamaro desconfía grandemente de la inteligencia de las mujeres, así que muy a disgusto de Mei-Li rehusa aliarse con ella y decide atacar a Kalimán por su cuenta.

Mei-Li llama por teléfono a Kalimán y lo cita esa noche en el 'Puente del Emir', un sitio famoso de Estambul, diciéndole que esta vez le dirá toda la verdad acerca de por qué es que lo necesita. Kalimán, aunque ya sospecha de ella, decide acudir a la cita pero le pide a Solín no acompañarlo. Cuando llega al puente es atacado por un carro que intenta arrollarlo, pero logra esquivarlo y el carro se pierde en la noche. Poco después un segundo vehículo llega junto a él: se trata del inspector turco, quien dice que viendo a Kalimán caminando solo en la noche quería investigar si todo está bien. Kalimán no le dice nada importante, y el inspector termina alejándose.

Kalimán descubre el carro que intentó arrollarlo en un callejón cercano, pero cuando intenta investigarlo un hombre cubierto con un manto árabe y oculto entre las sombras le dice que la princesa lo espera en una casa cercana. Cuando Kalimán se dirige hacia allí, el árabe se despoja de su disfraz: se trata de la Araña Negra. En la casa Kalimán se encuentra con Mei-Li, quien le dice que su auto fue robado, no fue ella quien intentó atacarlo en el puente. Kalimán acepta la explicación y se retira con ella a un lugar apartado de la casa donde la princesa le dice que su hermano Tao-Li se embarcó en Hong-Kong llevando toda su fortuna a bordo de un barco hacia Tánger, en Marruecos. Agentes del "Triángulo de la Muerte" se enteraron de esto y ahora quieren que ella les revele la ruta del barco para localizar a Tao-Li y robarle el tesoro; Mei-Li se siente en peligro y por eso pide ayuda a Kalimán. Antes de que Kalimán pueda responder un criado se acerca con una taza de té cargada con un fuerte narcótico. Sin embargo Kalimán se da cuenta de la trampa y descubre al criado como miembro del "Triángulo de la Muerte". Mei-Li detiene a Kalimán por un par de segundos y el criado consigue escapar, pero en uno de los corredores de la casa es sorprendido por la Araña Negra quien le da un puñetazo en la frente con su anillo envenenado matándolo instantáneamente. Pocos segundos después Kalimán encuentra el cadáver, y así se entera de que está enfrentándose una vez más con su antiguo enemigo.

La Araña Negra logra salir de la casa, y Kalimán, harto de los ataques constantes que sufre en su presencia, decide intentar hipnotizar a Mei-Li para descubrir sus secretos. Sin embargo no lo consigue, la mujer tiene la capacidad de poner una fuerte barrera mental que impide a Kalimán hipnotizarla. Ante esto, Kalimán no tiene más alternativa que llevar a la princesa de vuelta a su palacio, y cuando salen al exterior la mujer finge sorpresa al encontrar su propio carro estacionado ahí. Kalimán intenta utilizar el carro para regresar al centro de Estambul, pero cuando acciona el encendido descubre que contiene una bomba que estallará en pocos segundos. Con Mei-Li en brazos Kalimán logra saltar al exterior y salvarse mientras la Araña Negra los vigila desde las sombras. Kalimán, quien para entonces está convencido de que Mei-Li intenta asesinarlo queda desconcertado al descubrir que la vida de la mujer también estuvo en peligro, y Mei-Li descubre con el incidente que la Araña Negra no se detendrá ante nada para acabar con Kalimán, aún si esto implica matar también a sus cómplices.

Mientras tanto, un criado lleva un paquete a la habitación de hotel de Kalimán. Solín, intrigado, lo abre y descubre que contiene la esfera electrizada del Doctor Tamaro, pero haciendo caso de las enseñanzas de Kalimán se abstiene de tocar el objeto. Desde su refugio Tamaro monitorea lo que ocurre con su esfera, y cuando la Araña Negra regresa al refugio le explica lo que ha hecho. Cuando Kalimán regresa al hotel descubre inmediatamente por percepción extrasensorial que la esfera metálica es peligrosa. Utilizando una almohada la acciona, y en el refugio Tamaro se entera de que la descarga eléctrica ha ocurrido. La Araña Negra sin embargo duda de que Kalimán haya podido ser asesinado de una manera tan sencilla y decide llamar por teléfono a la habitación de su enemigo. Cuando Kalimán contesta, los asesinos se dan cuenta que esa noche fallaron en su intento de asesinato.

Al otro día la princesa Mei-Li visita a Kalimán ostensiblemente para despedirse: dice que ha logrado obtener protección policiaca para ella misma y para su hermano Tao-Li y esa misma noche partirá el barco "Smyrna" hacia Tánger para encontrarse con él. Kalimán se sorprende con la decisión, y para cerciorarse de que ella efectivamente abandona Estambul decide vigilar su partida esa tarde en los muelles. Pero la visita de Mei-Li a Kalimán tiene un segundo objetivo, y a la salida de la casa le entrega a Solín un pequeño collar con un buda de oro, según dice un amuleto de buena suerte. En realidad se trata de un dispositivo electrónico inventado por el Doctor Tamaro que emite un sonido de ultrafrecuencia y afecta directamente el cerebro de su portador. Esa tarde Tamaro se apodera de la voluntad de Solín por medio del amuleto y le ordena asesinar a Kalimán, pero en un momento crítico la voz de Kalimán hace reaccionar al niño. Ninguno de los dos se da cuenta de lo que ha pasado.

Cuando esa noche Kalimán y Solín llegan a los muelles son víctimas de dos atentados simultáneos contra sus vidas, uno de ellos perpetrado por la Araña Negra quien les dispara desde las sombras, el oto por agentes del "Triángulo de la Muerte". Kalimán se percata de lo que sucede y logra salvarse, y poco después se encuentra con Mei-Li quien aparentemente tiene toda intención de embarcarse. Kalimán decide acompañar a la princesa al barco y deja a Solín esperando en los muelles. Sin embargo en un momento de descuido un grupo de hombres golpea a Kalimán en la cabeza con una llave metálica y lo hace perder el sentido. Inmediatamente meten el cuerpo de Kalimán en un ataúd metálico que llevan consigo y lo embarcan mientras Mei-Li observa complacida. La Araña Negra ha visto lo que sucede y sabiendo a Kalimán atrapado decide embarcarse también él para acabar con su enemigo. El barco zarpa, y Solín descubre sorprendido que Kalimán no regresa y que él se ha quedado solo en el muelle. Sin embargo no tiene tiempo de hacer nada al respecto, en ese momento su buda de oro se activa y el niño pierde la voluntad. Minutos más tarde el Doctor Tamaro llega a recogerlo para llevarlo a su laboratorio.

A bordo del "Smyrna" Kalimán recupera el sentido dentro del ataúd metálico y escucha a la Araña Negra y la princesa Mei-Li celebrar su triunfo: por fin tienen atrapado a Kalimán, y lo asesinarán sin darle oportunidad de escapar. Solo entonces Kalimán descubre definitivamente la duplicidad de Mei-Li. La Araña Negra se niega rotundamente a abrir el ataúd para rematar a Kalimán, pues por experiencia sabe que se trata de un enemigo peligroso que seguramente escaparía y los vencería en combate mano a mano. En vez de eso explica a Mei-Li que el ataúd tiene agujeros para dejar entrar el aire, por lo que si lo lanzan al mar pronto se inundará y Kalimán morirá ahogado. Kalimán escucha los planes de los cómplices y hace esfuerzos infructuosos por salir del ataúd. Cuando el barco ya se ha alejado lo suficiente de la ciudad de Estambul, la Araña Negra ordena echar el ataúd de Kalimán al agua. La orden es obedecida, y la caja metálica se hunde en las aguas sin que Kalimán pueda evitarlo. La Araña Negra y Mei-Li, complacidos, abordan un bote inflable y regresan a Estambul mientras el "Smyrna" continúa su viaje hacia Marruecos.

Pero un segundo barco vigila, un sampán tripulado por una misteriosa mujer enmascarada y una grupo de rudos marinos asiáticos. Desde Estambul han estado observando los movimientos del "Smyrna" y vieron como la Araña Negra y Mei-Li lo abordaron. Luego lo siguieron a prudente distancia y lograron ver como los criminales lanzaban al mar el ataúd metálico antes de huir a bordo de su bote inflable. La misteriosa mujer, a quien el capitán del sampán llama princesa, comenta que los criminales se alejan a demasiada velocidad, jamás podrán alcanzarlos, y luego concentra su atención en el misterioso ataúd metálico. Cuando también el "Smyrna" se ha ido, el sampán llega hasta el sitio donde fue arrojado al mar y sin mucha dificultad su tripulación logra rescatarlo y subirlo a bordo. Kalimán, quien había logrado sobrevivir largos minutos bajo el agua haciendo un experimento de "actus mortis", regresa a la vida cuando es rescatado y da las gracias a sus salvadores.

Mientras el sampán regresa a Estambul la mujer enmascarada revela que ella es la auténtica princesa Mei-Li, y que la cómplice de la Araña Negra es una impostora que se hace pasar por ella. Odia vehementemente a la Araña Negra, pues años antes lo descubrió mientras robaba un precioso rubí de su palacio en Hong-Kong, y para escapar el criminal le lanzó a la cara una botella con ácido que la desfiguró, por eso siempre lleva una máscara sobre su cara. Ahora solo piensa en vengarse, y ha jurado destruir tanto a la Araña Negra como a la mujer que ha tomado su identidad. Kalimán, interesado, le pregunta si sabe la razón por la que la falsa Mei-Li se hace pasar por ella, y la princesa enmascarada le responde con una historia que ya Kalimán había oído de labios de la impostora: el hermano de Mei-Li, Tao-Li, se ha embarcado en Hong-Kong llevando por mar la fortuna familiar en joyas y reliquias hacia Tánger, y la organización del "Triángulo de la Muerte" está empeñada en apoderarse de esa riqueza. Mei-Li y Tao-Li no se conocen como adultos pues fueron separados aún siendo niños, y la organización del "Triángulo de la Muerte" estima que la falsa Mei-Li podrá engañar al príncipe y robar el tesoro.

Mientras tanto en el laboratorio de Tamaro el científico le devuelve su voluntad a Solín y le dice que ahora es su prisionero. Poco después llegan también la Araña Negra y la falsa Mei-Li y les informan que han logrado asesinar a Kalimán. Tamaro no se alegra con la noticia, principalmente porque según lo que le informan sus cómplices el cuerpo de Kalimán yace sumergido en el mar y no podrá utilizarlo en sus experimentos, pero la Araña Negra le dice que le regala a Solín como premio de consolación. Solín intenta escapar, pero es alcanzado por el rayo de un dispositivo electrónico que lo hace perder el sentido. Mientras la Araña Negra y la falsa Mei-Li se retiran a sus habitaciones, Tamaro empieza las preparaciones para convertir al niño en una estatua metálica utilizando un mecanismo que ha inventado y que quiere ensayar.

Cuando Kalimán desembarca en los muelles de Estambul es descubierto por uno de los agentes del "Triángulo de la Muerte" que trabaja allí y que inmediatamente da aviso a sus superiores. Pocos minutos después la Araña Negra recibe una llamada telefónica de Mister X informándole que Kalimán vive y ha regresado a Estambul. Furiosos, la Araña Negra y la falsa Mei-Li regresan al laboratorio de Tamaro y allí impiden que el hombrecillo sacrifique a Solín: sabiendo a Kalimán vivo, la Araña Negra ha decidido utilizar al niño para atraparlo. Amenazándolo de muerte con una pistola en la sien, la Araña Negra le ordena a Solín ponerse en contacto telepático con Kalimán para decirle que se encuentra secuestrado en una casona debajo del puente del Emir, el mismo sitio donde fue atacado varias noches atrás. Sin embargo antes de que el niño pueda dar más explicaciones, la Araña Negra lo golpea y lo hace perder el sentido, interrumpiendo súbitamente la comunicación telepática. Mientras tanto en los muelles la princesa enmascarada le ofrece a Kalimán convertirse en su aliada, y Kalimán le responde que si alguna vez necesita su ayuda la buscará. Luego se interna por las calles de la ciudad buscando a Solín, pero Mei-Li decide ordenar a sus hombres seguirlo.

Kalimán encuentra fácilmente la casona donde está prisionero Solín utilizando percepción extrasensorial, pero cuando entra es hecho prisionero por el Doctor Tamaro, quien deja caer del techo de la casa un cilindro de cristal de roca transparente. Tamaro se presenta entonces ante él y lo informa de sus propósitos de matarlo; para él es un honor enfrentarse a Kalimán y tiene toda la intención de utilizar su cadáver para sus experimentos. Kalimán pronto descubre que le será imposible destruir su prisión de cristal de roca, y Tamaro le corta su suministro de aire. La Araña Negra y la falsa Mei-Li se aproximan cuando ver caer a Kalimán aparentemente vencido por la falta de oxígeno. Esperan largos minutos para asegurarse de que Kalimán ha muerto asfixiado, al cabo de los cuales Tamaro acciona el mecanismo que levanta la campana de cristal. Kalimán parece muerto, pero en realidad ha efectuado un experimento de actus mortis y a la primera oportunidad captura a Tamaro, lo lanza contra la Araña Negra y luego se lanza a la fuga entre las sombras. Lo primero que hace es cortar el suministro de electricidad para dejar a sus enemigos a oscuras, y luego se enfrenta contra ellos. La Araña Negra, conociendo la peligrosidad de Kalimán en combate cuerpo a cuerpo y viéndolo libre decide escapar por el techo de la casa e intentar matara su enemigo en otra ocasión. Tamaro y la falsa Mei-Li no tienen las habilidades acrobáticas de la Araña Negra y no pueden seguirlo, así que deciden buscar a Solín e intentar escapar por su cuenta. Tamaro logra hacer caer a Kalimán en una segunda trampa, un campo de fuerza eléctrico que lo detiene por algunos segundos, y el científico utiliza ese tiempo para abordar un automóvil llevando consigo a la falsa Mei-Li y a Solín. Cuando Kalimán se dispone a perseguirlos el inspector de policía turco aparece aparentemente por casualidad y le ofrece su carro policial para ayudarlo en la persecución de sus enemigos. Sin embargo él es uno de los miembros de la secta del "Triángulo de la Muerte" e intencionalmente pierde el rastro de los fugitivos, excusándose después profusamente ante Kalimán, quien no tiene otra alternativa que regresar a su hotel.

Los hombres de la princesa enmascarada han seguido a Kalimán hasta la casa bajo el puente del Emir, y descubriendo a la Araña Negra que huye lo atacan ferozmente. El criminal es acorralado y la princesa se presenta ante él preparándose a matarlo. Le explica quién es y las razones por las que lo odia antes de ordenar su asesinato, pero en el último instante la Araña Negra lanza una telaraña sintética contra sus atacantes que los detiene momentáneamente. La princesa logra disparar y herir al criminal, quien salta a un río cercano e intenta huir a nado. Con esto la princesa pierde su rastro, y habiendo perdido el rastro también de Kalimán decide regresar a su barco.

Cuando Kalimán llega a su hotel descubre sorprendido que Solín está ahí, jugando tranquilamente. Inicialmente contento, Kalimán intenta interrogar a su amigo pero pronto descubre que algo muy extraño sucede con él, Solín se muestra apático y desinteresado. Decidido a descubrir lo que sucede, Kalimán espera a que su amigo duerma e intenta ponerlo bajo dominio hipnótico. Preocupado descubre que la mente del niño está completamente en blanco, no logra informarlo de nada porque no recuerda nada. Sospechando que tratar de insistir en el interrogatorio telepático podría tener consecuencias negativas para la salud mental de Solín Kalimán interrumpe el experimento, pero se decide a mantener una vigilancia muy estrecha sobre su amigo.

Cuando la Araña Negra vuelve a reunirse con sus cómplices les informa de la existencia de la princesa Mei-Li, quien acompañada de sus seguidores se ha convertido en un adversario peligroso tanto contra él mismo como contra su cómplice. Además la existencia de la princesa pone en peligro los planes del "Triángulo de la Muerte" en relación con Tao-Li y el tesoro en joyas y reliquias que viene de Hong-Kong. Durante su encuentro con la mujer la Araña Negra había observado que sus esbirros son hombres de mar, y así deduce que la princesa debe estar escondida sea en algún lugar de los muelles o en un barco. Ante el peligro que ella representa decide eliminarla a ella antes de continuar con su plan de eliminar a Kalimán. Tamaro, sin embargo, no está de acuerdo e insiste en utilizar a Solín para acabar con Kalimán. Para demostrarle a la Araña Negra la eficacia de sus métodos ordena a Solín despertar y prender fuego a la habitación donde duerme Kalimán. El niño obedece, y aunque Kalimán logra ponerse a salvo él mismo y rescatar al niño, un gigantesco incendio consume su habitación de hotel. Al amanecer Solín despierta y empieza a comportarse más normalmente, pero Kalimán sabe que el dominio que Tamaro ejerce sobre él no ha cesado. Cuando le explica al niño lo sucedido, éste se muestra extremadamente preocupado. Kalimán no sabe como liberar a su amigo, así que sugiere esperar los acontecimientos durante una sesión de meditación profunda durante la cual se mantiene en contacto telepático constante con Solín.

Por medio de un espía en el hotel de Kalimán la Araña Negra se entera de que su enemigo y Solín no murieron en el incendio. Tamaro insiste que matar a Kalimán debe continuar siendo su principal objetivo, pero ante la insistencia de la Araña Negra accede a regañadientes a acompañarlos a él y a la falsa Mei-Li al puerto para atacar a la Mei-Li enmascarada. Al llegar allí los tres malhechores se embarcan en un esquife y navegan hacia el barco de la princesa. La Araña Negra, equipado con un traje de buzo se aproxima bajo el mar al sampán de Mei-Li y le coloca explosivos en el casco. Mientras tanto, a bordo del esquife Tamaro decide volver a hacer contacto con Solín, atraerlo al puerto y obligar a Kalimán a seguirlo; su plan es asesinarlos a ambos una vez lleguen allí. La falsa Mei-Li está en violento desacuerdo con los planes del científico, entre otras cosas porque atraer a Kalimán allí sin que la Araña Negra esté enterado puede ser desastroso para los tres criminales, pero Tamaro se rehusa a oírla arguyendo que él es un científico de mente privilegiada y ella simplemente una mujer. Con esto activa el dispositivo que hace contacto con el amuleto que lleva Solín, y el niño vuelve a caer en su poder. Kalimán se da cuenta inmediatamente, y por medio de percepción extrasensorial descubre que el amuleto de buda que Solín lleva en el cuello es la fuente de la señal que entorpece la mente de su amigo. Sin embargo no libera a Solín de su influjo sino que deja que el niño cumpla las órdenes que se le han enviado para así tal vez localizar a los criminales.

Solín llega al puerto y obedeciendo órdenes de Tamaro intenta lanzarse al agua para llegar hasta donde está el científico, pero Kalimán se lo impide. En lugar de eso los dos abordan una lancha, y Solín guía a Kalimán al sitio donde Tamaro y la falsa Mei-Li esperan el regreso de la Araña Negra a bordo de su esquife. Cuando ya Kalimán ha localizado el bote de sus enemigos le arranca el buda transmisor a Solín, con lo que el niño recupera su voluntad y Tamaro pierde la señal que le permitía tener localizado al niño. Justo en ese momento la Araña Negra regresa al esquife, y constata sorprendido que otro bote está cerca de ellos. La falsa Mei-Li le explica lo que ha sucedido, y la Araña Negra estalla en furia contra el Doctor Tamaro. El científico quiere acercarse al segundo bote para acabar con Kalimán, pero la Araña Negra, furioso, le responde que apenas tendrán tiempo: la carga en el casco del sampán estallará en pocos minutos más. Desde su propio bote Kalimán alcanza a escuchar las palabras de la Araña Negra y así se entera de la existencia de los explosivos. Los malhechores se lanzan contra la lancha de Kalimán y logran hacer blanco en su tanque de gasolina, y Kalimán, con Solín en brazos no tiene otra alternativa que saltar al agua mientras la lancha estalla en mil pedazos. Para evadir las balas de sus enemigos Kalimán y Solín se sumergen por largos minutos. La Araña Negra y sus cómplices no pueden esperar a que reemerjan para rematarlos porque saben que la carga de explosivos estallará en pocos minutos más, así que optan por alejarse sin haber acabado con Kalimán quien esperan muera en la explosión. Kalimán, mientras tanto, deja a Solín solo y nada velozmente hacia el sampán de Mei-Li, se sumerge, y por medio de percepción extrasensorial descubre los explosivos y los desactiva justo a tiempo. Para entonces Solín ha llegado a su lado, y la tripulación del sampán los avista y los rescata del mar. Mientras tanto los criminales se recriminan mutuamente acerca del fracaso de la misión; la Araña Negra en particular está furioso contra Tamaro y no duda en golpearlo ferozmente. Tamaro por su parte desarrolla un odio intenso contra su cómplice y jura matarlo a la primera oportunidad.

Los tres criminales regresan a tierra firme, a un nuevo escondite proporcionado por la organización del "Triángulo de la Muerte", y allí Tamaro le muestra a sus cómplices un nuevo proyecto en el que ha estado trabajando, un robot asombroso con fuerza descomunal, alta inteligencia y ojos equipados de rayos láser al que llama Chino. La Araña Negra duda de la fuerza y habilidad del robot, y Tamaro decide darle una lección y lanza al robot contra él. Chino resulta ser sorprendentemente rápido en la lucha cuerpo a cuerpo y logra vencer a la Araña Negra fácilmente. Sin embargo el hombrecillo decide no asesinar a su cómplice, y habiéndole demostrado su peligrosidad se retira a sus habitaciones. La Araña Negra, furioso y herido en su amor propio, jura que destruirá a Tamaro y a su robot.

En el sampán de Mei-Li, la princesa recibe a Kalimán con muchos agasajos y los conmina a descansar en una cabina lujosísima que existe bajo cubierta. Sin embargo pone un poderoso narcótico en su té, y cuando Kalimán y Solín despiertan muchas horas más tarde descubren que se encuentran en mar abierto, ya muy lejos de las costas de Turquía. Kalimán intenta protestar su secuestro ante la princesa, y ella les explica que para lograr alcanzar a Tao-Li tenían que zarpar inmediatamente, ella necesita urgentemente de la ayuda de Kalimán y no estaba dispuesta a tolerar una negativa. Kalimán, muy enfadado por ser obligado a abandonar la persecución de la Araña Negra y sus cómplices no tiene más remedio que continuar su viaje a bordo del sampán, el cual según la princesa se dirige a Tánger, en Marruecos.

Sin embargo a bordo del barco existe un espía de la organización del "Triángulo de la Muerte", un marino chino que se llama a sí mismo el agente X-2-00 y que a la primera oportunidad utiliza un radiotransmisor oculto en uno de los camarotes para enviar un mensaje a Mister X y decirle que Kalimán viaja con ellos. En un camarote vecino Kalimán capta la radiotransmisión por medio de percepción extrasensorial e intenta capturar al espía, pero el agente X-2-00 logra salir hacia cubierta por un hueco en el techo y mezclarse allí con el resto de la tripulación sin que Kalimán logre reconocerlo. Kalimán localiza el radiotransmisor aún caliente y se lo muestra a Mei-Li, pero decide no destruirlo sino esperar a que el espía lo use de nuevo.

En Estambul, la Araña Negra recibe una llamada telefónica de Mister X informándole que Kalimán vive y viaja en el sampán de Mei-Li por el mar Egeo en dirección a Tánger. El criminal, furioso por haber fallado otra vez decide utilizar un helicóptero para dar alcance a su enemigo y atacarlo en alta mar, e invita a la falsa Mei-Li a acompañarlo. Sin embargo decide cancelar cualquier asociación con el Doctor Tamaro pues según él el hombrecillo se ha convertido más en un estorbo que en un aliado. Tamaro, ofendido, decide continuar con su misión por su propia cuenta e inicia los preparativos para abandonar Estambul y volar a Marruecos acompañado de su robot.

A bordo de un moderno helicóptero militar la Araña Negra y la falsa Mei-Li recorren la distancia que los separa del sampán en poco más de una hora; la embarcación utiliza las rutas comunes de navegación, y así los criminales no tienen problema en encontrarla. Cuando la avistan se lanzan al ataque con potentes ametralladoras y lanzacohetes que causan verdaderos estragos en el sampán, llegando a amenazar con hundirlo. Kalimán, Solín y Mei-Li se encuentran cenando cuando se inicia el ataque e inicialmente no tienen otra alternativa que observar como la Araña Negra acribilla a balazos la tripulación. Sin embargo pronto Kalimán decide iniciar un contraataque, y cuando la Araña Negra se acerca en el helicóptero para acribillarlo lanza un garfio de abordaje atado a una potente cuerda metálica hacia arriba. El garfio se engancha en una de las hélices del helicóptero, y el violento tirón que sobreviene parte el aparato en dos. La Araña Negra y la falsa Mei-Li no logran salir de su asombro cuando de repente se ven cayendo al mar, el helicóptero sobre ellos destrozado. Kalimán ordena rescatar a los dos asesinos, pero solo la falsa Mei-Li puede ser localizada entre las olas del mar. Buscan a la Araña Negra por varias horas pero no logran encontrarlo, y asumiendo que ha muerto ahogado prosiguen su camino. Sin embargo el asesino ha sobrevivido y cuando el sampán se ha alejado consigue inflar un bote salvavidas escondido en su maletín de mano y pedir ayuda por medio de un radio de onda corta. Pocas horas después el asesino es rescatado por los hombres de Mister X.

Cuando las dos Mei-Lis se encuentran, la princesa enmascarada decide iniciar su venganza contra la impostora sacándole los ojos. Kalimán, sin embargo, no piensa permitírselo e insiste en entregar la mujer a las autoridades para que sea juzgada, mientras tanto anuncia que la protegerá contra cualquier ataque. La princesa acata la decisión de Kalimán, aunque con desagrado, y la falsa Mei-Li es encerrada en uno de los camarotes del barco.

El sampán, ahora muy averiado, prosigue su viaje muy lentamente en dirección a la isla griega de Andros donde Mei-Li espera hacerlo reparar. Esa noche la princesa invita a Kalimán a escuchar una conversación que tendrá con su hermano Tao-Li utilizando un radioteléfono, y Kalimán se entera de que el lujoso yate del príncipe cargado con todos sus tesoros se encuentra anclado frente al peñón de Gibraltar. Sin embargo Tao-Li sospecha que hay miembros de la organización del "Triángulo de la Muerte" escondidos entre su tripulación, así que pide a Mei-Li que se reuna con él cuanto antes para ayudarlo a protegerse. Mei-Li no parece darle importancia al hecho de que su sampán apenas puede navegar y le promete a su hermano llegar a Gibraltar en dos días más, y además le informa que llevará consigo al famoso Kalimán, quien ha accedido a protegerlo. Tao-Li se muestra muy complacido con la noticia, pero Kalimán no se explica cómo Mei-Li piensa llegar hasta Gibraltar en menos de dos días.

Cuando termina la conversación, Kalimán le dice a la la princesa que en su opinión cometió un error al hablar tan abiertamente acerca de la localización del yate de Tao-Li: como ambos saben en el sampán existe un espía del "Triángulo de la Muerte" que seguramente ha escuchado la conversación. Kalimán está en lo cierto: el agente X-2-00 ha escuchado todo e inmediatamente informa a sus superiores la localización del barco de Tao-Li utilizando el aparato de radio escondido. Kalimán sin embargo sube velozmente a cubierta, al sitio donde sabe desemboca el agujero del techo de la cabina donde está el aparato de comunicación, y allí logra capturar y desarmar al espía. Se dispone a hacerlo hablar, pero la princesa Mei-Li llega a cubierta y dispara contra él, matándolo. Kalimán, muy contrariado, arguye que no solo hubiera sido importante escuchar su confesión sino que ellos no tienen derecho a matar, a lo que la princesa responde que el el barco su voluntad es ley y las leyes de su país imponen la pena de muerte a los traidores. Luego ordena tirar el cadáver del agente X-2-00 por la borda.

Mister X llama por teléfono a la Araña Negra, le da la localización del yate de Tao-Li y lo informa de que Kalimán se dirige a Gibraltar a encontrarse con él. El criminal decide tenderle una trampa a su enemigo y parte inmediatamente de Estambul a bordo de una avioneta particular, localizando pocas horas después el yate del príncipe. Aprovechando que Tao-Li ha sido informado que un hombre llamado Kalimán va a protegerlo, la Araña Negra toma la identidad de su odiado enemigo y engaña a Tao-Li diciéndole que Mei-Li lo ha enviado para llevarlo ante él. El príncipe no sospecha de su "invitado" aún si la Araña Negra insiste en mantener oculto su rostro.

Mientras tanto, en el mar Egeo el capitán del sampán de Mei-Li entra al camarote donde está prisionera la falsa princesa y se identifica ante ella como un miembro de la organización del "Triángulo de la Muerte". Esa noche regresa, libera a la prisionera y lidera un motín de la tripulación durante el cual se intenta asesinar tanto a la Mei-Li enmascarada como a Kalimán y a Solín. Sin embargo el motín no tiene éxito: la princesa se ha enterado del ataque y organiza su fuga del sampán a bordo de un moderno avión que transportaba escondido en las bodegas del barco; ni siquiera el capitán sabía de su existencia. Kalimán, Solín y Mei-Li escapan así de sus enemigos mientras la falsa Mei-Li y el capitán son burlados. Pocas horas después la avioneta aterriza en Tánger, y Mei-Li lleva a sus invitados a un asombroso palacio oriental excavado bajo un peñón no lejos de la ciudad. Kalimán y Solín, ansiosos por encontrarse con Tao-Li para conducirlo a salvo hasta el refugio de su hermana abordan inmediatamente un helicóptero y se dirigen a Gibraltar.

Mister X, ignorando que la Araña Negra ha decidido infiltrarse entre la tripulación de Tao-Li, ordena a sus hombres en Gibraltar atacar y asaltar el yate del príncipe. La orden se cumple inmediatamente y un poderoso barco propiedad del "Triángulo de la Muerte" se lanza al ataque. Inicialmente Tao-Li se muestra confiado sabiéndose protegido por quien él cree es Kalimán, pero pronto descubre que su "protector" no está dispuesto a arriesgar su vida por ayudarle. Sin embargo Tao-Li no está vencido, y cuando el bote del "Triángulo de la Muerte" está a punto de abordarlo, el yate de Tao-Li revela que está armado con fuertes cañones empotrados en el casco, dispara y hunde la lancha de los asaltantes, quienes a continuación son acribillados a balazos. Desde el aire Kalimán y Solín a bordo del helicóptero presencian lo que ocurre pero no llegan a tiempo para interferir. Furioso contra el falso Kalimán por su inactividad durante el peligro Tao-Li ordena a sus hombres capturarlo, pero en ese momento escucha el ruido del helicóptero que se aproxima. El verdadero Kalimán se identifica por radio a Tao-Li, y así éste descubre que está siendo engañado. La Araña Negra se lanza contra él, y encañonándolo con un un arma le ordena permitir a Kalimán y a Solín aterrizar a bordo del yate. Tao-Li hace como se le ordena, y una vez Kalimán y Solín han aterrizado son conducidos a una habitación donde el príncipe los espera. La Araña Negra, escondido entre gruesos cortinajes amenaza con su pistola primero a Tao-Li y luego a Kalimán, quien nota el nerviosismo con el que es recibido por el príncipe. Por medio de percepción extrasensorial Kalimán percibe la presencia de un enemigo en la habitación, y aunque logra evadir el disparo que la Araña Negra hace contra él es herido en un brazo. Inmediatamente se lanza al ataque contra el agresor, y en la pelea que sobreviene está a punto de capturar a la Araña Negra cuando éste lanza una granada de gases venenosos. Kalimán sabe que si no salva a Solín y a Tao-Li ambos morirán a consecuencia de los efectos del gas, y así no tiene otra alternativa que dejar escapar a su enemigo, quien se apodera del helicóptero en el que llegó Kalimán y huye por el aire.

Mientras tanto, el Doctor Tamaro llega a Tánger a bordo de una aerolínea internacional. En la aduana marroquí se le solicita abrir la caja que contiene a Chino, pero cuando el agente descubre al robot insiste que ese tipo de mercancías no puede ser ingresado al país. Tamaro, irritado, ordena a su robot despertar y asesinar al funcionario. Luego los dos personajes se dirigen en un taxi a una casona en el barrio español de la ciudad donde Tamaro mantiene un laboratorio que le sirvió de refugio en el pasado. Allí Chino borra todas las huellas de su llegada a la ciudad (por ejemplo asesina al taxista que los llevó hasta ahí), y el Doctor Tamaro se da a la tarea de instalarse en su nuevo refugio.

También la Araña Negra llega a Tánger, donde se instala en un refugio puesto a su disposición por el "Triángulo de la Muerte". Para su sorpresa descubre que no está solo: la falsa Mei-Li también está ahí, ha sido rescatada del sampán averiado por la organización de Mister X, y ahora se le ha ordenado retomar su posición de ayudante de la Araña Negra para asesinar a Kalimán. La Araña Negra se alegra de tener a una mujer bonita y eficiente a su lado y no pone objeciones al arreglo, y así los dos personajes se unen para discutir su próximo ataque.

La herida en el brazo de Kalimán es tratada a bordo del yate de Tao-Li, el cual guiado por Kalimán se aleja de Gibraltar y se dirige al refugio de Mei-Li en Tánger. El príncipe, agradecido con Kalimán por haberlo protegido, le muestra su cargamento de tesoros, una fortuna incalculable en joyas y reliquias. Oculta dentro de un armario adornado con diamantes Kalimán descubre a una mujer, una thailandesa viva pero bajo un profundo trance hipnótico. Tao-Li explica que se trata de su esposa Shiba, quien fue hipnotizada una semana atrás por un médico chino para que la tripulación de su yate accediera a llevar a cabo el peligroso viaje desde Hong-Kong: según ellos una mujer a bordo trae mala suerte, y la única manera que Tao-Li encontró para embarcar a su esposa fue camuflándola como si fuera una obra de arte. Mientras el yate se acerca al refugio de Mei-Li, Tao-Li ofrece a Kalimán el honor de despertar a su esposa por medio de la acupuntura. Kalimán accede, y la bella thailandesa despierta cuando Kalimán clava una larga aguja de plata entre sus ojos. Desde el primer momento la mujer queda muy impresionada con Kalimán, y luego de que ha cenado se dirige a sus habitaciones a descansar. Allí, en privado, se despoja de uno de los adornos de sus muñecas y revela el tatuaje triangular que identifica a los miembros del "Triángulo de la Muerte".

Esa noche el barco de Tao-Li llega por fin al refugio de Mei-Li, pero un grupo de agentes del "Triángulo de la Muerte" lo descubren cuando entra al muelle secreto de la princesa. Mister X es informado inmediatamente, y pronto se mandan mensajes a todos los agentes de la organización, principalmente a la Araña Negra. El Doctor Tamaro en su refugio ha intervenido las comunicaciones secretas del "Triángulo de la Muerte", y así también él se entera de lo que sucede.

La princesa Mei-Li recibe a su hermano con grandes honores, pero se sorprende desagradablemente al verlo llegar acompañado de una mujer extranjera. Cuando Tao-Li le revela que Shiba es su esposa, la furia de Mei-Li aumenta, pues casarse con extranjeros está prohibido para los miembros de la estirpe del emperador Chau-Li-Po. Kalimán le solicita a la princesa permiso para partir en busca de la Araña Negra, pero la princesa lo convence de que los acompañe esa noche arguyendo que quiere agradecerle plenamente los favores que le ha hecho.

Después de que los viajeros han descansado un rato, Mei-Li organiza un banquete en su honor. Shiba decide bailar para ellos una danza especial, la "Danza de la Muerte", y en el momento álgido de la danza se lanza contra Tao-Li, aparentemente con la intención de matarlo. Kalimán, asustado, prefiere hacerle soltar su puñal por medio de la telequinesis, y así la bailarina cae desfallecida en brazos de su esposo arguyendo que todo era parte de la danza. Sin embargo Kalimán recela. Al mismo tiempo, Mei-Li, decidida a acabar con Shiba, ordena a uno de sus sirvientes envenenar la bebida de la mujer. Kalimán se percata de lo que sucede y volviendo a utilizar sus poderes de telequinesis hace que la copa de vino de Shiba caiga al suelo y se rompa en pedazos. Un gato que merodea por el salón bebe del vino de la copa y cae muerto inmediatamente, descubriendo así el intento de asesinato. Kalimán se lanza contra el criado que trajo las copas de vino envenenadas intentando hacerle revelar quién le dio la orden de asesinato, pero el hombre prefiere suicidarse antes de hablar, se envenena y cae muerto a los pies de Kalimán. Mei-Li, satisfecha, comenta que hay muchos miembros de la organización del "Triángulo de la Muerte" ocultos entre ellos.

Al mismo tiempo, tanto la Araña Negra como el Doctor Tamaro han decidido lanzarse al ataque independientemente para acabar de una vez por todas con Kalimán. La Araña Negra, acompañado por la falsa Mei-Li, se acerca al refugio de la princesa por vía acuática, primero en un pequeño esquife y luego utilizando sus habilidades de buzo. La falsa Mei-Li se queda esperando en el esquife mientras la Araña Negra entra por un tubo submarino y localiza uno de los ductos del aire acondicionado del refugio por donde avanza sin ser visto. El Doctor Tamaro y Chino se aproximan por otro lado, y mientras que Tamaro se queda en una playa cercana monitoreando el avance de su robot, Chino trepa por el empinado peñón hasta una entrada por un balcón en la parte más inaccesible del refugio. Varios agentes de Mei-Li intentan detenerlo, pero el robot acaba con sus enemigos fácilmente y se dirige imparable hacia el corazón del refugio. Eventualmente encuentra un salón donde un grupo de gladiadores se prepara para tomar parte en el entretenimiento que la princesa Mei-Li ha organizado en honor de su hermano y de Kalimán. Chino, comportándose como lo haría un humano, decide disfrazarse y llegar al salón de los banquetes camuflado como si fuera un gladiador. Allí descubre a Kalimán al mismo tiempo que desde el ducto del aire acondicionado lo hace también la Araña Negra.

Durante la lucha de gladiadores, Chino, cubierto con un pesado manto, reta al campeón a enfrentarse a él y lo vence fácilmente. Para enfurecer a Kalimán se ensaña contra el hombre vencido, y cuando Kalimán intenta intervenir lo reta también a él a pelear. Kalimán acepta, y así pronto descubre que se enfrenta a un ser mecánico, no a un humano. Desde el ducto del aire acondicionado, la Araña Negra observa interesado la pelea y pospone el momento en el que atacará a Kalimán con una bala envenenada. Cuando Mei-Li se da cuenta de que Kalimán se enfrenta a un robot asesino ordena a sus hombres atacar la máquina, pero éstos son vencidos fácilmente con rayos láser que salen de los ojos del robot, que se ensaña contra Kalimán y utiliza un sinnúmero de trucos para vencerlo (sus puños son por ejemplo potentes bombas que se separan de sus brazos y causan grandes estragos en el refugio de Mei-Li). Sabiendo que sus amigos corren peligro de muerte cerca del robot, Kalimán lleva la pelea a otra parte del refugio, cerca a una de las ventanas que da al exterior. Chino se lanza contra él para destrozarlo entre sus brazos, pero Kalimán se hace a un lado en el último instante y el robot rompe la ventana y cae al vacío muchos cientos de metros hasta la base del peñón, donde se estrella entre las rocas. El Doctor Tamaro no tarda en encontrarlo pero descubre que su robot ha quedado muy averiado por la espectacular caída, así que no tiene más remedio que regresar a su embarcación e intentar regresar a Tánger.

En el refugio de Mei-Li la Araña Negra entra entonces en acción y dispara una de sus balas envenenadas contra Kalimán, pero un criado de Mei-Li se interpone en el trayecto de la bala y muere con el cráneo destrozado. La Araña Negra sigue disparando, y mientras Mei-Li, Tao-Li, Shiba y Solín corren a esconderse Kalimán se lanza en zigzag contra el agresor. Los hombres de Mei-Li inician el contraataque y disparan contra el tubo del aire acondicionado, y la Araña Negra responde con varias de sus granadas de gas venenoso. Kalimán y sus amigos no tienen más remedio que huir evitando respirar los gases, y durante ese tiempo la Araña Negra inicia su huida, furioso por haber fallado de nuevo. Los ductos del aire acondicionado distribuyen el gas venenoso por todo el refugio, y los hombres de Mei-Li mueren por docenas. Kalimán mientras tanto lleva a sus amigos hasta un balcón fuera del refugio donde pueden respirar libremente, y luego decide regresar para atrapar a su enemigo. Evitando respirar, corre hasta la sala que contiene los controles de la ventilación del refugio e invierte la polaridad de la ventilación: ahora los gases venenosos son succionados hacia el lugar de donde provinieron. Sin embargo no tienen efecto, la Araña Negra lleva con él una máscara contra gases que lo protege. Kalimán decide perseguir a su enemigo y entra a los ductos, donde encuentra a la Araña Negra atrincherado en una sección un poco más ancha de las instalaciones y lo confunde por medio del hipnotismo haciéndole creer que se ha multiplicado en varias personas. La Araña Negra conoce los trucos de su enemigo y contraataca con otra granada de gases, logrando así llegar al sitio donde tiene escondido su equipo de buceo. Logra entrar al mar antes de ser alcanzado por Kalimán, quien sin embargo no está dispuesto a dejar escapar a su enemigo y se lanza a nado tras él conteniendo la respiración. Eventualmente Kalimán logra alcanzar a la Araña Negra, y sobreviene una pelea submarina entre los dos hombres en la que Kalimán vence a su enemigo destruyendo su equipo de suministro de oxígeno. La Araña Negra no tiene la capacidad respiratoria de Kalimán y termina perdiendo el sentido ante la falta de aire. Kalimán lo lleva a la superficie, y emerge muy cerca del sitio donde la falsa princesa Mei-Li espera a su cómplice. Kalimán alcanza a verla, pero la muchacha no está dispuesta a ser capturada y viendo a la Araña Negra en poder de Kalimán acciona la lancha en la que se encuentra y huye hacia Tánger. Kalimán no puede detenerla, pero consigue llevar a la Araña Negra de vuelta al refugio de Mei-Li.

Una vez allí deposita a su enemigo en un camastro y decide quitarle su máscara negra para contemplar por primera vez su rostro mientras la Araña Negra, desesperado, intenta por todos los medios impedirlo. En ese momento se corta el suministro eléctrico al refugio y todos quedan en la más completa oscuridad. La Araña Negra aprovecha el momento para arrojarse sobre Kalimán y luego de golpearlo saltar por una ventana al exterior. Empieza a bajar rápidamente por las paredes del peñón, seguido de cerca por un Kalimán que se ha recuperado del ataque. Sin embargo la noche es oscura, y eventualmente Kalimán le pierde la pista a su enemigo, el cual utilizando ventosas especiales ha logrado suspenderse bajo una saliente de roca. Después de que Mei-Li y sus hombres se han unido a la búsqueda y ni aún utilizando potentes reflectores logran localizar a la Araña Negra, Kalimán no tiene más remedio que asumir que su enemigo murió al estrellarse entre las rocas del mar y suspender la persecución. Sin embargo él está vivo, y más tarde desciende del peñón y busca una manera de regresar a Tánger.

Una vez de vuelta en el refugio Kalimán y Mei-Li se dan a la tarea de averiguar la causa de la falla en el suministro eléctrico al refugio, y un criado les informa que vio a Shiba manipulando el interruptor. La mujer no disputa eso, pero dice que lo hizo por error. Ninguno de los presentes cree su mentira, pero Tao-Li la defiende diciendo que es su esposa, y nadie, ni siquiera Mei-Li, se atreve a contradecirlo. Eventualmente todos se dirigen a sus aposentos a descansar, pero no bien se han acostado cuando una serie de explosiones los sacan de sus camas: Mister X ha escogido ese momento para enviar una serie de comandos para acabar con Kalimán, Mei-Li y Tao-Li. La batalla que se desencadena entre el ejército de Mei-Li y los agentes del "Triángulo de la Muerte" es feroz, e inicialmente los primeros llevan las de perder. Grupos de soldados llegan tanto a la habitación de Kalimán como al salón donde Mei-Li, Tao-Li y Shiba todavía conversan, pero cuando intentan dispararles Kalimán los hipnotiza haciéndoles creer que se ha convertido en un pulpo gigantesco, y Mei-Li hace caer del techo de su habitación un gigantesco cristal que la separa a ella, su hermano y su cuñada de sus atacantes. Luego de varios minutos de pelea los hombres de Mei-Li logran imponerse, y los agentes del "Triángulo de la Muerte" son todos acribillados a balazos. En la parte baja del peñón, la Araña Negra roba una de las lanchas de los atacantes y huye hacia Tánger.

En la ciudad la falsa Mei-Li recibe una llamada telefónica de Mister X informándola del fracaso de su escuadrón de asesinos. También le dice que la Araña Negra ha muerto, pero pocos minutos después de colgar el criminal irrumpe en el salón de la mujer y acusa a su cómplice de traidora por haberlo abandonado en alta mar. Ella, asustada, intenta explicar sus acciones, y la Araña Negra decide perdonarla si ella acepta portar un prendedor que oculta una bomba peligrosísima; cuando Kalimán se acerque a la falsa Mei-Li ella hará estallar la peligrosa bomba aún si haciéndolo pone en peligro su propia vida.

Al otro día, ya recuperados de los eventos de la noche anterior, Kalimán y Solín conversan acerca del curso a seguir en adelante. Kalimán quiere llevar la lucha a sus enemigos, y ante la sorpresa de Solín decide entregarse a Mister X con la esperanza de encontrar así su refugio. Desde las sombras, Shiba espía la conversación y pronto es descubierta por Kalimán, pero no niega haber estado escuchando e intenta convencerlo de que no lleve a cabo sus propósitos. Kalimán sin embargo está decidido, y poco después se despide de Mei-Li y Tao-Li, quienes le proporcionan una veloz lancha para abandonar el refugio y dirigirse a Tánger. Sin embargo cuando están en alta mar Solín descubre que llevan un polizón: la bella Shiba se ha embarcado con ellos alegando que Tao-Li no la quiere y que ella ha decidido escapar. Kalimán no cree en las palabras de la mujer, pero accede a llevarla hasta la ciudad, especialmente cuando ella dice conocer el sitio en donde se esconde Mister X. Kalimán sospecha de que Shiba puede ser una agente del "Triángulo de la Muerte", y la muchacha le responde que si eso fuera cierto no haría ninguna diferencia: lo está llevando prisionero al refugio de Mister X, tal y como Kalimán quiere.

Los pescadores de una barcaza que navega cerca a la entrada al puerto de Tánger resultan ser miembros del "Triángulo de la Muerte" e informan a Mister X de la llegada inminente de Kalimán a los muelles de la ciudad. El malhechor avisa inmediatamente a todos sus hombres incluyendo a la falsa Mei-Li, y poco después un nutrido grupo de malhechores converge en los muelles de la ciudad. Tamaro también escucha el mensaje. Para entonces ha reparado ya a Chino, y son él y su robot quienes descubren a Kalimán y sus amigos en el muelle. Varios agentes del Triángulo también los descubren, pero Chino termina asesinándolos en secreto: quien deberá acabar con Kalimán será Tamaro, no nadie más.

Kalimán, Solín y Shiba logran subir a un taxi sin contratiempos, y la thailandesa le pide al chofer que los lleve a una mezquita del centro de la ciudad. Chino los vigila, y él y Tamaro los siguen de cerca. Una vez adentro de la mezquita, Shiba se sienta a esperar el inicio de la oración, y cuando la mezquita está llena de fieles se acerca a Kalimán y Solín y confundida entre las multitudes los guía a un pasadizo secreto. Chino alcanza a verlos pero no puede seguirlos porque no sabe abrir la puerta del pasadizo, así que Tamaro decide vigilar el exterior de la mezquita. Shiba conduce a Kalimán hasta un recinto secreto, y de pronto sorprendentemente se lanza a sus brazos y lo besa en la boca; luego se escabulle de entre sus brazos y sin que Kalimán pueda evitarlo abre una puerta de la que emergen un grupo de matones del "Triángulo de la Muerte". Kalimán se dispone a defenderse, pero entonces Shiba le revela que sus labios portan un poderoso narcótico y su beso lo hará perder el sentido. Kalimán, aparentemente muy debilitado no resiste el ataque de los hampones y cae derrotado ante sus ataques mientras Shiba captura a Solín.

Los dos prisioneros son llevados a una furgoneta que espera en el exterior de la mezquita. Shiba se pone al volante, y cuando Tamaro y Chino la descubren e intentan detenerla ella los embiste con el vehículo y se lanza a la fuga. Desde lo alto de una azotea también la Araña Negra y la falsa Mei-Li la ven partir, y mientras la Araña Negra corre por los tejados y logra saltar sobre el techo de la furgoneta, la falsa Mei-Li se queda cerca de la mezquita vigilando a Tamaro y a Chino. Desde el interior del vehículo Shiba avisa por radio a Mister X que se acerca a su refugio, una mansión en las afueras de Tánger, llevando consigo al prisionero que tanto ansía, y el misterioso personaje decide volar de Francia hacia allí para asesinarlo personalmente.

Mientras tanto, Tao-Li ha descubierto la fuga de su esposa y loco de furia se lanza en persecución tanto de ella como de Kalimán, a quien considera culpable de haberla raptado. En una poderosa lancha llega a los muelles de Tánger, y allí ordena a sus hombres iniciar la búsqueda de quienes ahora se han convertido en sus enemigos.

Cuando la furgoneta conducida por Shiba llega a la base la muchacha es recibida por un guardia que además tiene vastos conocimientos médicos que le dice que no se arriesgarán a abrir la furgoneta y a permitir que Kalimán escape; en vez de eso congelarán vivos a Kalimán y a Solín a bordo del vehículo sin darle tiempo a contaatacar. Cuando escucha los planes del guardia la Araña Negra logra escabullirse de la trampa sin ser descubierto y se esconde en el techo del refugio. Kalimán y Solín tienen menos suerte y efectivamente son congelados vivos.

En la ciudad Tamaro se entera de que Kalimán ha sido hecho prisionero, y loco de furia ante la posibilidad de perder su cadáver para utilizarlo en sus experimentos científicos se dirige también él al refugio de Mister X acompañado por Chino para recuperar el cuerpo. La falsa Mei-Li no sabe hacia dónde se dirigen, y siguiendo las órdenes de la Araña Negra de no perder de vista a Tamaro salta a la parte trasera de su coche y logra esconderse sin ser vista, realizando con ellos el viaje hasta el refugio. Al llegar a la entrada de la base de Mister X, la falsa Mei-Li salta del vehículo cuando Tamaro decide estrellarlo contra la entrada de la vivienda. En la confusión que sobreviene se introduce al refugio acompañado de Chino y seguido muy de cerca por la falsa Mei-Li. En su camino por los corredores del refugio, Tamaro y Chino no dudan en asesinar a los hombres de Mister X que los descubren.

Congelado, Kalimán mantiene vivo a Solín por medio de la telepatía, ordenándole al cerebro del niño que mantenga constante la temperatura de su cuerpo. Después de pasadas varias horas, Mister X llega al refugio y ordena colocar a los prisioneros dentro de una campana de cristal de roca absolutamente inexpugnable y allí descongelarlos. Muy para su sorpresa, tanto Kalimán como Solín resultan haber sobrevivido la congelación. Luego de una corta conversación en la que el malhechor le echa en cara a Kalimán su triunfo Mister X decide asesinar por fin a los prisioneros, y ordena al médico llenar la cámara de cristal de gases venenosos activando un mecanismo en un tablero de control especial. Sin embargo mientras el médico se dispone a cumplir la órden Kalimán hace contacto visual con él, y en un instante logra hipnotizarlo y ordenarle levantar la campana de cristal desde el tablero de control. Mister X, Shiba y escondido en el techo también la Araña Negra observan estupefactos lo que sucede, pero antes de que puedan reaccionar Kalimán y Solín salen de la campana. Solín corre a esconderse entre las sombras mientras Kalimán se lanza contra Mister X. El médico es acribillado a balazos.

Mister X logra llegar a un ascensor especial construido también de material transparente e intenta escabullírsele a Kalimán, pero éste salta al tablero de controles y causa un corto circuito que descompone todos los mecanismos del refugio dejando a Mister X atrapado en el ascensor en un piso superior. Shiba mientras tanto queda atrapada en un incendio que se desencadena en el laboratorio, y Kalimán tiene que sacarla en brazos del lugar para salvar su vida. La Araña Negra también es amenazado por las llamas y no tiene más remedio que intentar escapar.

Tamaro y Chino son quienes descubren a Mister X, y el hombrecillo le propone un trato: lo ayudará a escapar si Mister X accede a llevarlos a Chino y a él consigo cuando escape del refugio. Mister X, sabiendo que Kalimán corre hacia allí accede a la propuesta, y Chino rompe las paredes del ascensor con su fuerza descomunal y permite salir a Mister X. Los tres criminales corren entonces hacia el exterior de la mansión, pero al llegar allí Mister X le ordena a sus hombres disparar contra Tamaro y Chino. El hombrecillo logra proteger su vida escudándose con el robot, pero Mister X logra escabullírsele y correr hacia su helicóptero particular. Chino sin embargo no es derrotado por las balas, y activando sus ojos de rayos láser causa estragos entre los hombres de Mister X. Alcanza a llegar hasta el helicóptero antes de que éste logre elevarse, y mientras Kalimán, Solín y Shiba llegan al lugar destroza el helicóptero con sus propias manos. Mister X cae al suelo ileso, pero su modo de transporte ha sido destruido. Kalimán, amenazado por más hombres de Mister X que llegan al lugar no puede acercarse, y Tamaro le ordena a su robot apoderarse de Mister X, a quien ordena llevarlo consigo en su fuga. Sin más alternativa Mister X accede y aborda un automóvil con ellos. Kalimán no puede hacer nada para impedir su fuga pero aborda un segundo vehículo con Solín y Shiba y se lanza en su persecución. La Araña Negra mientras tanto encuentra a la falsa Mei-Li, y juntos abordan un tercer automóvil para perseguir a los otros dos.

Mister X, Tamaro y Chino llegan a los muelles de Tánger y abordan una lujosa embarcación que Mister X dice los llevará a un refugio que tiene en alta mar. Kalimán alcanza a verlos cuando se alejan en la embarcación, pero cuando se dispone a buscar una lancha para perseguirlos él y sus amigos son sorprendidos por Tao-Li, quien al verlo acompañado de Shiba queda convencido de su culpabilidad. Los hombres de Tao-Li se lanzan contra Kalimán para matarlo mientras la lancha de Mister X se pierde de vista. En la pelea que sobreviene Kalimán logra imponerse e hipnotizar a Tao-Li, pero pierde un tiempo precioso que le da muchísima ventaja a Mister X para escapar. Dejando a Shiba en manos de su esposo, Kalimán y Solín abordan la lancha de Tao-Li y se lanzan en persecución de Mister X.

Mister X no está dispuesto a llevar a Tamaro y a Chino a su refugio, y una vez en alta mar aborda un minisubmarino oculto en su embarcación y huye sin darle a Tamaro y Chino la oportunidad de seguirlo. El hombrecillo, furioso, descubre demasiado tarde la huída de Mister X, mientras Chino descubre que se encuentran en peligro: Mister X activó antes de escapar una poderosa bomba en el barco que estallará en pocos segundos. Chino sabe que no tendrá tiempo de desactivar la bomba, así que decide tomar a Tamaro entre sus brazos y saltar al mar, y así logra salvar la vida de su amo cuando la carga de dinamita hace explosión. Luego, Chino empieza a nadar hacia la costa llevando a Tamaro a cuestas.

La Araña Negra y la falsa Mei-Li llegan también eventualmente a los muelles, pero aunque logran observar la huida de Mister X, la caída de Tamaro y Chino al mar y la persecución iniciada por Kalimán no logran intervenir porque no hay ninguna lancha en los muelles que puedan utilizar. Sin embargo la Araña Negra no está dispuesto a perder una oportunidad como la que se le ofrece para descubrir los secretos de Mister X, y así decide esperar la llegada de Tamaro a la costa para capturarlo y obligarlo a que lo ayude.

La lancha de Tao-Li resulta ser extremadamente rápida. Kalimán y Solín pronto llegan al sitio donde Chino nada llevando a cuestas a Tamaro, y aunque Solín los descubre pronto pierde su pista porque Tamaro ordena al robot sumergirse por largos minutos para evitar ser visto. Kalimán les pierde la pista y decide continuar hacia donde descubre los restos de la lancha destrozada de Mister X. Eventualmente se percata de la existencia del minisubmarino del criminal y se lanza tras él, logrando alcanzarlo luego de varios minutos de persecución. Sin embargo Mister X se percata de la presencia de Kalimán y se lanza al ataque embistiendo la lancha con el minisubmarino. Inicialmente Kalimán logra eludir los ataques, pero eventualmente Mister X logra destruir la lancha de su perseguidor y Kalimán y Solín tienen que saltar al mar. Mister X intenta entonces acabar de una vez con su enemigo, pero descubre que su combustible se está agotando y no tiene más remedio que continuar su huida dejando a Kalimán y Solín abandonados en alta mar. Para su sorpresa Kalimán descubre que el minisubmarino de Mister X se dirige no a un lugar desconocido sino al refugio en el peñón de la princesa Mei-Li.

Llevando a cuestas a un Tamaro casi ahogado, Chino logra por fin regresar a nado a la costa, pero allí se encuentra con la Araña Negra y la falsa Mei-Li, quienes han decidido capturarlo. Inicialmente el científico intenta defenderse de ellos utilizando las habilidades de Chino, pero la Araña Negra lo amenaza directamente a él con su pistola: una bala ciertamente será más rápida que el robot, especialmente cuando la falsa Mei-Li sabe que éste descargó sus baterías de rayos láser durante su lucha contra los hombres de Mister X. Con esto Tamaro cae prisionero, y la Araña Negra le ordena llevarlos a él y a la falsa Mei-Li a su laboratorio secreto a bordo de uno de los automóviles que han quedado abandonados. Una vez allí la Araña Negra intenta en vano deshacerse de Chino, a quien logra mantener a raya amenazando a su amo. Tamaro pronto se entera de las intenciones de su captor: la Araña Negra espera que los instrumentos científicos de Tamaro lo ayuden a descubrir el sitio hacia el que huyó Mister X. Tamaro no tiene ninguna objeción en averiguar ésto, también él odia vehemente a Mister X debido a lo que él considera una traición y está vivamente interesado en destruirlo, y eventualmente le informa a la Araña Negra que Mister X ha huido hacia el refugio de la princesa enmascarada. Esta información sorprende grandemente al criminal, quien no se explica por qué el jefe del "Triángulo de la Muerte" ha decidido huir hacia allí.

En alta mar Kalimán y Solín son rescatados por un velero pesquero que los lleva a la costa. Cuando llegan allí Kalimán ofrece muchas monedas de oro a los pescadores por su embarcación, quienes acceden encantados a vendérsela. La idea de Kalimán es no acercarse al refugio de Mei-Li por agua porque sospecha que Mister X puede haber tomado control del refugio, sino a escondidas por aire, y para eso desarma las embarcaciones que compró y las convierte en un parapente. Con Solín en brazos Kalimán salta desde una montaña costera y a bordo de su parapente cruza el brazo de mar que separa el refugio de Mei-Li de la tierra firme. Un grupo de guardias lo descubre, pero Kalimán puede deshacerse de ellos fácilmente; está decidido a introducirse al refugio a escondidas.

Tamaro ofrece a la Araña Negra un asombroso vehículo que según él es capaz de desplazarse por aire, mar y tierra, y utilizando eso como excusa lleva a sus captores a uno de los sótanos de su refugio. Cuando llegan al interior de un salón aparentemente vacío, Tamaro aprovecha el desconcierto momentáneo de la Araña Negra para salir del salón y hacer bajar del techo una pesada pared de vidrio; la Araña Negra y la falsa Mei-Li quedan encerrados en una habitación acompañados solamente por Chino. Inmediatamente el robot se lanza al ataque, y las balas de la Araña Negra no hacen ningún efecto contra él. Temiendo por su vida, la falsa Mei-Li decide utilizar el poderoso explosivo en forma de prendedor que lleva ensartado en su pecho, y aunque se produce una explosión ensordecedora Chino no es destruido sino que se lanza de nuevo contra ellos. Pero Tamaro tiene otros planes, y le ordena a su robot salir de la habitación manipulando la puerta de vidrio. La Araña Negra y la falsa Mei-Li no alcanzan a seguirlo, y Tamaro, emocionado, les revela la función verdadera del sitio donde se encuentran: es el sitio donde el científico construye asombrosas estatuas humanas. Por tuberías especiales en el techo corren torrentes de oro líquido a altísimas temperaturas. En el centro de la habitación hay una especie de ducha, y cuando Tamaro activa un dispositivo especial el oro líquido empieza a llover sobre los prisioneros. La Araña Negra, aterrado, logra saltar hasta lo alto de la habitación y asirse de las tuberías que corren por el techo, pero la falsa Mei-Li recibe de lleno la lluvia de oro líquido y queda convertida en una hermosa estatua de oro.

Al mismo tiempo, en un hotel de Tánger Tao-Li y Shiba discuten lo sucedido días antes. Shiba le explica a su esposo que Kalimán no tuvo nada que ver con su fuga, fue ella misma quien decidió abandonarlo asustada por las acciones de Mei-Li, quien en varias ocasiones intentó asesinarla. Tao-Li reconoce esa razón como válida y convence a Shiba de la necesidad de regresar al refugio de Mei-Li; él cree que aunque muy estricta su hermana no es malvada, y que hablando con ella logrará convencerla de lo errado de sus actuaciones. Shiba se muestra exteriormente reticente a la idea de su esposo, pero internamente se alegra de regresar al refugio de Mei-Li desde donde espera contactar a Mister X.

Cuando termina la lluvia de oro líquido en la sala especial de Tamaro, la puerta de vidrio queda tan opaca que para saber lo que ha ocurrido Tamaro se ve obligado a abrirla. Acompañado por Chino entra al recinto e inmediatamente descubre el cadáver bañado en oro de la falsa Mei-Li, ahora convertida en estatua, pero a la Araña Negra no lo encuentra por ninguna parte. De pronto el criminal salta desde el techo sobre Chino derribándolo con su peso y antes de que Tamaro pueda reaccionar sale de la habitación y cierra la puerta tras de sí, dejando al científico y al robot encerrados. Desafortunadamente para la Araña Negra él no conoce el mecanismo con el que se activa la ducha de oro líquido y no puede asesinar a Tamaro y destruir a Chino. En vez de eso se lanza por los corredores del refugio y logra escapar. Momentos después la fuerza descomunal de Chino arranca la puerta de vidrio de cuajo, y también ellos quedan en libertad. Para entonces, sin embargo, la Araña Negra ha escapado.

En el interior del refugio de Mei-Li, Kalimán y Solín utilizan todo tipo de precauciones para llegar a las habitaciones de la princesa sin ser vistos porque Kalimán quiere prevenirla del peligro en que se encuentra para que pueda defenderse de Mister X. Logran llegar allí sin mayores problemas y encuentran a la princesa sentada en un sillón de madera, pero cuando intentan hablarle se percatan de que parece estar muerta. Antes de que Kalimán tenga tiempo de examinarla se escucha la voz de Mister X por un altoparlante: desde el primer momento se percató de la llegada de Kalimán al refugio y solamente lo dejó llegar hasta las habitaciones de la princesa para que pudiera convencerse de su muerte. Además le informa a Kalimán que el refugio entero está ahora bajo su control y los guardias, temiendo por sus vidas y conociendo la muerte de la princesa ahora están bajo sus órdenes.

Mientras habla Mister X ordena a un grupo de guardias acercarse a la habitación de Mei-Li, y cuando llegan allí disparan contra Kalimán, quien escapa junto a Solín corriendo por los corredores. Se inicia así una loca carrera por el refugio durante la cual Mister X mantiene monitoreado a Kalimán en todo momento. Eventualmente Kalimán y Solín terminan cayendo por una trampilla en el piso que conduce a una habitación cerrada herméticamente, y Kalimán, sabiéndose vigilado en todo momento, finge perder el sentido con la caída. Mister X ordena a un grupo de sus hombres entrar a la habitación para rematar por fin a Kalimán, pero a la primera oportunidad éste los hipnotiza y les hace creer que se ha convertido en serpiente y en medio del desconcierto huye con Solín por la puerta que los guardias han dejado abierta. Desde su refugio Mister X no puede entender lo que ha sucedido, él no ve a Kalimán convertido en serpiente y no comprende por qué sus guardias huyen despavoridos. Viéndose libre de nuevo, Solín le propone a Kalimán intentar escapar del refugio, pero Kalimán se rehusa: por fin Mister X está a su alcance y no descansará hasta atraparlo.

Al mismo tiempo Tao-Li y Shiba se acercan al refugio a bordo de un yate propiedad del príncipe. Mister X ordena que no se le haga daño, y así los dos esposos logran introducirse al refugio sin ningún percance, pero una vez en el interior Tao-Li empieza a percatarse de cambios sutiles en el posicionamiento de la guardia. Intrigado además de que su hermana no haya salido a recibirlos, el príncipe sospecha que algo malo muede haber ocurrido en el refugio.

En Tánger Tamaro y Chino consideran sus opciones, y Tamaro decide no perseguir a la Araña Negra sino dedicarse a la destrucción de Mister X y especialmente Kalimán, quien según sus cálculos debe haber seguido a Mister X al refugio de Mei-Li. Asumiendo que ambos están juntos en el refugio de la princesa, el científico decide atacarlos por medio de otro de sus inventos, una bomba esférica capaz de destruir una montaña entera que el científico puede hacer volar hasta el refugio. Pocos minutos después la bomba esférica se eleva por el aire, teledirigida por Tamaro hacia el refugio de Mei-Li.

Kalimán decide seguir el trayecto de los cables de los altoparlantes del refugio para descubrir la habitación desde la cual Mister X dicta sus órdenes. En esto tiene éxito, y guiando a Solín por las vigas del techo logra encontrar a su enemigo sentado en un extraño sillón en medio de una habitación vacía. Kalimán corta los hilos eléctricos de los altoparlantes y aísla así a Mister X de sus hombres, y luego de ordenar a Solín mantenerse a salvo sobre la viga salta desde el techo al frente de Mister X y amenaza con capturarlo. El criminal intenta hacer caer a su enemigo por una trampilla oculta en el piso, pero esta vez Kalimán se da cuenta a tiempo y elude el peligro. Sin embargo cuando intenta atrapar a Mister X su percepción extrasensorial le hace sentir que algo extraño sucede, y mientras Solín desde lo alto mira sorprendido, Kalimán corre en la dirección opuesta a donde está el criminal. Inmediatamente sobreviene una explosión: Mister X resulta haber sido un extraño robot-bomba que estalla en mil pedazos. Kalimán sobrevive la explosión, y pronto descubre que detrás de uno de los cortinajes que cubren las paredes de la habitación existe una pequeña cámara secreta. Se lanza hacia allí y pronto descubre a una figura encapuchada, el verdadero Mister X. Kalimán, seguido de cerca por Solín se lanza contra él y le quita la capucha revelando la cara aún enmascarada de la princesa Mei-Li.

Descubierta y desarmada, Mei-Li confiesa que efectivamente ella es Mister X y que la figura que Kalimán y Solín encontraron en su habitación aparentemente muerta era solamente un maniquí que tuvo buen cuidado de que Kalimán no examinara con detenimiento. Ella misma es la creadora de la organización del "Triángulo de la Muerte", la cual fundó para convertirse en una mujer aún más rica y poderosa de lo que era. Cuando Kalimán comenta que en varias ocasiones Mei-Li y Mister X parecen haber estado en distintos lugares al mismo tiempo la mujer ríe y explica que mantiene un ejército de figuras como la que Kalimán acaba de ver estallar que tomaban su lugar en momentos difíciles. Tao-Li según ella nada tiene que ver con el "Triángulo de la Muerte", ella simplemente lo hizo venir desde Hong-Kong para apoderarse de todas las reliquias, incluyendo la mitad que le corresponde a su hermano; su idea era eventualmente matarlo.

Mientras conversan, Kalimán y Solín guían a Mei-Li hacia el salón principal del refugio; la idea de Kalimán es presentarla a los guardias y revelarles la verdadera identidad de su jefe. En un momento dado decide desenmascarar por fin a la princesa, pero antes de que logre hacerlo Tao-Li y Shiba irrumpen en la escena y Mei-Li le pide a gritos a su hermano que la libere de Kalimán, quien insiste en atacarla sin razón. Sin dudarlo un instante Tao-Li dispara contra Kalimán mientras Mei-Li aprovecha para escabullirse entre las sombras. El príncipe yerra el tiro y Kalimán termina desarmándolo, pero para cuando logra explicarle lo que sucede, Mei-Li ha regresado acompañada de un grueso contingente de guardias que los amenazan a los dos. Tao-Li no puede creer lo que Kalimán le revela, su hermana no puede ser la jefa de la organización que lo ha estado atacando por meses enteros, pero la misma Mei-Li confirma sus revelaciones. Shiba también escoge ese momento para revelarle a su marido que también ella es un miembro de la organización del "Triángulo de la Muerte". Fuera de sí de furia contra las dos mujeres, Tao-Li pierde los estribos e intenta atacar a Mei-Li sin escuchar los consejos de Kalimán, y en consecuencia es abaleado sin misericordia por los guardias de la mujer sin que Kalimán pueda evitarlo. En la confusión que sobreviene, Kalimán y Solín se esconden tras unos cortinajes, pero no sin antes abrir una ventana y dar la impresión de que han escapado por ahí. Cuando Mei-Li se da cuenta de su desaparición ordena a sus guardias perseguirlos y a Shiba regresar a sus habitaciones, pero una vez se queda sola Kalimán emerge de entre los cortinajes y la vuelve a capturar.

Kalimán decide utilizar a Mei-Li para acabar de una vez por todas con la organización del "Triángulo de la Muerte", y ante la sorpresa de la mujer la hipnotiza. Una vez que Mei-Li está bajo su dominio mental, Kalimán la fuerza a ordenarles a sus guardias sellar el tesoro de Chau-Li-Po herméticamente y abordar uno de los barcos de la organización que están en los muelles. Todos los hombres del refugio, sin excepción, deberán abordar el barco y dejar el refugio abandonado. Inicialmente los guardias se muestran muy sorprendidos con la extraña orden, pero la insistencia de Mei-Li hace que al final la acaten. Pocos minutos después un segundo guardia irrumpe en la habitación: los radares del refugio han detectado una poderosa bomba de forma esférica que se acerca volando hacia el refugio. Kalimán por medio de Mei-Li ordena continuar la órden de evacuación del refugio sin dilación, ya ella se encargará de la bomba.

Cuando el guardia se ha ido, Kalimán le pregunta a Mei-Li si tiene algún modo de transporte escondido en el refugio para utilizar en caso de emergencia. Mei-Li confiesa que tiene una potente lancha escondida en los muelles, y Kalimán le ordena a la mujer guiar a Solín hacia allá. Mientras Solín y Mei-Li se alejan, Kalimán se apodera de un rifle que encuentra y corre hacia uno de los balcones del refugio. Por medio de percepción extrasensorial localiza la bomba que se acerca rápidamente, y cuando la tiene a tiro dispara y causa que estalle prematuramente. La onda de choque estremece al refugio entero pero no causa daños mayores. En el laboratorio de Tánger Tamaro registra la explosión de la bomba, pero cuando pocos minutos después Chino le informa que el refugio no parece haber sido destruido, el hombrecillo tiene una crisis de furia.

Cuando Solín y Mei-Li llegan a los muelles son sorprendidos por Shiba, quien armada con un revólver amenaza a Solín y le ordena explicarle la razón del mutismo de Mei-Li. Solín no tiene más remedio que confesarle que la mujer ha sido hipnotizada por Kalimán y que los tres piensan huir. Shiba en el fondo se alegra con la noticia y le comunica a Solín que ella escapará con ellos. Pocos minutos después Kalimán llega también a los muelles y descubre a Shiba, a quien desarma fácilmente. No se opone a llevarla también a ella prisionera, y así Kalimán, Solín y las dos mujeres abordan la poderosa lancha de Mei-Li y empiezan a alejarse del refugio. Mientras tanto los guardias han abordado su barco y también se alejan en dirección contraria.

Una vez en alta mar, Kalimán decide sacar de su dominio hipnótico a Mei-Li y ordenarle a Shiba que la despoje de la máscara que cubre su cara. Cuando se da cuenta de lo que sucede Mei-Li se debate con todas sus fuerzas, pero eventualmente la thailandesa desenmascara a su jefa. Todos los presentes quedan estupefactos al descubrir que Mei-Li no es un ser humano, sino un robot con características humanas casi perfecto. Ya descubierta, Mei-Li confiesa que la verdadera princesa Mei-Li murió durante el ataque con ácido del que fue víctima en Hong-Kong. Un científico amigo de la familia logró encubrir el deceso por el tiempo suficiente para reemplazar a la princesa muerta por un asombroso robot, ella misma, que utilizó para reemplazarla con el objetivo de utilizarla para apoderarse de la fortuna de Chau-Li-Po. Sin embargo los planes del científico nunca fueron llevados a cabo porque el robot, decidido a nunca ser dominado por un ser humano, decidió asesinar a su creador. Desde ese momento Mei-Li empezó a actuar de forma autónoma, y sola fundó la organización del "Triángulo de la Muerte" y creó un batallón de robots en forma de Mister X que la reemplazaban cuando era inevitable ser vista y presentarse ante sus cómplices.

Mientras que Mei-Li habla, Kalimán se percata de que un extraño tic-tac se escucha desde el interior del robot. Mei-Li pronto confirma sus sospechas y revela que al ser despojada de su máscara una poderosa bomba ha sido activada dentro de ella que estallará en pocos segundos. Kalimán apenas tiene tiempo de reaccionar, y antes de que el robot pueda hacer algo lo levanta en vilo y lo lanza hacia el mar. En ese momento sobreviene una potente explosión y Mei-Li, es decir Mister X, es destruida.

En el interior de la lancha Kalimán descubre un potente aparato de radio, y utilizándolo se comunica con la guardia costera marroquí y le que revela que un barco lleno de agentes de la organización del "Triángulo de la Muerte" navega por las costas cercanas a Tánger. Les informa además acerca de la identidad de Mister X y de la localización de su refugio secreto, allí encontrarán no solo el tesoro robado sino documentos con informes detallados acerca del resto de los agentes de la organización en otros sitios del mundo. Minutos después todas las cadenas de televisión transmiten la primicia, y en sus respectivos refugios la Araña Negra y el Doctor Tamaro, muy preocupados, se enteran de los acontecimientos. El barco de los guardias de Mei-Li efectivamente es localizado al cabo de pocos minutos, y la marina marroquí logra apresar a todos los tripulantes.

Cuando Kalimán llega a Tánger decide capturar inmediatamente a Tamaro y a la Araña Negra antes de que escapen. Se decide a visitar el laboratorio de Tamaro primero, aún antes de entregar a Shiba a las autoridades. Para evitar que la mujer escape la hipnotiza y deja a Solín cuidándola, y luego entra al laboratorio donde sorprende a Tamaro. El hombrecillo lanza a Chino contra él, y mientras los dos se enfrazcan en una lucha a muerte huye hacia los sótanos, hacia el sitio donde está la ducha de oro líquido. Esta vez Kalimán viene preparado a enfrentar a Chino y ha planeado con antelación la manera como piensa destruir al robot: arranca varios de los cables eléctricos del laboratorio de Tamaro y los lanza contra su oponente, y la fortísima descarga electrica desactiva definitivamente a Chino. Luego se lanza en persecución de Tamaro, quien ha entrado al recinto del oro líquido esperando que Kalimán lo siga hasta ahí. Cuando Kalimán entra al cuarto se sorprende al encontrar la estatua de oro que alguna vez fue la falsa Mei-Li, y Tamaro le revela lo que piensa hacer con él. Activa el mecanismo de funcionamiento de la ducha de oro, y Kalimán, como la Araña Negra antes que él salta hacia el techo y se ase de las tuberías por las que corre el oro. Tamaro, furioso, intenta hacer que Kalimán caiga al suelo, pero mientras se esfuerza en eso tropieza y termina siendo alcanzado por la lluvia de oro líquido, que lo convierte en una estatua de oro similar a la falsa Mei-Li.

Kalimán no tiene ninguna pista acerca del paradero de la Araña Negra, así que decide entregar a Shiba a la policía. En la comandancia de policía marroquí, la hermosa muchacha le pide un último favor a Kalimán: que le permita besarlo. Kalimán se niega, y Shiba, furiosa, muere en sus brazos: se había colocado un poderoso veneno en los labios con el que esperaba asesinar a Kalimán aún a costa de su propia vida. Sin embargo Kalimán se dio cuenta a tiempo: en el pasado Shiba lo había narcotizado utilizando ese mismo truco, y Kalimán no comete el mismo error dos veces.

Más tarde, Kalimán y Solín llegan a su hotel y encuentran un extraño cofrecillo esperándolos. El sargento de policía les había informado que serían condecorados por las autoridades marroquíes por sus hazañas, y Solín abre el cofrecillo pensando que podría tratarse de la condecoración. Dos gigantescas tarántulas saltan sobre él y Kalimán, pero no logran hacerles daño porque Kalimán logra ahuyentarlas antes de que logren atacar. Sin embargo Kalimán reconoce el ataque por lo que es, el regalo de despedida de la Araña Negra, quien enterado de la captura de todos sus cómplices ha decidido huir de Tánger. Kalimán no tiene ninguna manera de averiguar hacia dónde se dirige, así que decide dar por terminada la aventura y esperar a que la Araña Negra lo ataque en otra oportunidad.

EPISODIOSEditar

  • 622-698 en México (1977)
  • 612-688 en Colombia (1987)
  • 299- en México (reedición inconclusa, 2005)

CREADORESEditar

  • Original de
    • Rafael Navarro Huerta
    • Modesto Vázquez González
  • Guionista
    • Héctor González Dueñas (Víctor Fox)
  • Dibujo
    • Cristóbal Velázquez (Crisvel)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar